DOS PINTORES, DOS JUDÍOS, DOS AMIGOS

AMEDEO MODIGLIANI  –  CHAIM SOUTINE

Dos pintores, dos judíos, dos amigos.

Uno era un italiano, oscuro y apuesto, sociable, aunque con una tendencia a excederse con el alcohol, las drogas y las mujeres. El otro vino de la provincia de Minsk, era conocido por sus modales groseros y por su poca higiene personal. Ambos eran judíos y, en los primeros años del siglo XX, ambos se mudaron a París, que era en gran medida el centro del mundo del arte, con el fin de avanzar en sus carreras artísticas.

Allí se conocieron y se hicieron buenos amigos. Ahora, las obras del artista italiano,Amedeo Modigliani, y del lituano, Chaim Soutine se pueden ver en dos exposiciones diferentes en Londres.

Modigliani había nacido en Livorno en 1884 en una familia judía de clase media que recientemente se había declarado en bancarrota, se mudó en 1906 a París, donde vivió hasta su muerte a la trágicamente joven edad de 35 años de meningitis tuberculosa. La exposición reúne cerca de cien obras de su autoría, incluyendo una serie de esculturas que realizó al principio de su carrera antes de que su mala salud y la falta de recursos financieros le hicieran imposible continuar tallando en piedra.

Chaïm Soutine

Lo más destacado de la exhibición será la inclusión de diez de sus famosos y provocativos desnudos. Modigliani pintó a sus hermosas modelos que demuestran hallarse completamente a gusto con su desnudez y en poses particularmente sensuales. Estas obras causaron gran indignación cuando se mostraron en 1917, probablemente debido a su vello corporal, tanto que la policía censuró la exhibición por indecencia. Las reacciones hoy en día son muy diferentes. Una de estas series se vendió por 113 millones de libras en una subasta en 2015, convirtiéndola en una de las obras de arte más caras del mundo. Según la curadora de la exposición, “Modigliani es un artista muy popular, muy querido por el público en general. Pero su trabajo merece ser estudiado y revisitado. No ha habido una exhibición importante de su trabajo aquí, en Londres, desde 1963. Es oportuno que el público en general vuelva a ver el trabajo y lo observe con una nueva mirada”.

La

Chaim Soutine – El Cocinero

exposición contará con varios retratos de Modigliani de otros artistas que vivían en París y que eran amigos suyos. La mayoría eran extranjeros, entre ellos el mexicano,Diego Rivera y el español, Pablo Picasso, algunos eran judíos, como el escultorJacques Lipchitz y el pintor Moise Kisling. Muchos artistas judíos de Europa del Este se mudaron a París para escapar del antisemitismo en sus países de origen. Modigliani mantuvo estrechas amistades con muchos de ellos. “Estaba muy orgulloso de su judaísmo al que proclamaba públicamente. Fue parte de la comunidad artística judía pero también se sentía un poco diferente ya que fue la primera vez, en París, donde experimentó el existente sentimiento antijudío” dice Fraquelli.

Chaïm Soutine era el mejor amigo de Modigliani. Algunos encontraron esta amistad sorprendente, ya que provenían de entornos tan distintos y tenían personalidades muy diferentes. Soutine fue el décimo de los once hijos de un sastre profundamente religioso y creció en la aldea predominantemente judía de Smilovitchi. Se metió en problemas cuando dibujó el retrato de un anciano religioso. Cuando los hijos del hombre se enojaron por haber reproducido su imagen y lo golpearon, su madre exigió y recibió, una compensación.

Con los rublos a

Amedeo Modigliani-The Little Peasant-and Gypsy Womanwith Baby

dquiridos, Soutine dejó su lugar de nacimiento para estudiar arte en otro lugar, primero en Minsk, luego en Vilna, y finalmente llegó a París en 1913. Hay muchas historias sobre el mal genio de Soutine y su escasa higiene personal, entre ellas, la que cuenta que se descubrió que el severo dolor de oídos que padecía era causado por una chinche que se había alojado en su oreja y que un médico tuvo que extraerle. Quizás sus obras más famosas son las pinturas de reses muertas de 1925. La carne que usaba como modelo comenzó a atraer a las moscas y sus vecinos se quejaron a las autoridades sanitarias sobre el fuerte olor existente. Cuando visitaron el estudio de Soutine, este logró convencer a las autoridades para que le permitieran conservar sus modelos en su casa, pero le enseñaron a inyectar la carne con formaldehído para detener la descomposición.

Soutine fue presentado a Modigliani en 1915 y Modigliani animó a su marchand  Zborowski para que apoyara a su nuevo amigo. Barnaby Wright, curador de la exposición Soutine dice que esa amistad “fue absolutamente vital en un momento en que Soutine necesitaba un amigo. Pocas personas creían en él cuando llegó a París. Y,  es muy conocido que Modigliani en su lecho de muerte, le dijo a Zborowski: ‘No te preocupes, con Soutine te dejo un genio’ “.

La exChaim Souyine- El Botonesposición en la Galería Courtauld se centra en los retratos que Soutine pintó de hombres jóvenes que trabajaban en los hoteles y restaurantes. Es la primera vez que estos trabajos han sido el eje de una gran exposición y la primera en Gran Bretaña dedicada al artista durante 35 años. Wright sugiere el motivo porque se sentía tan atraído por estos temas.”Tal vez porque se identificó con muchos de ellos, ya que eran, como él, inmigrantes tratando de abrirse paso en la sociedad francesa. “Creo que fueron un desafío pictórico para él, tanto por sus personajes y los colores de sus uniformes, como por el desafío básico que existe en un retrato para encontrar y representar a cada personalidad  individualmente, por resistirse a pintarlos simplemente como tipos genéricos”.

Mientras que la muestra es más pequeña que la exposición Tate con 21 obras, cada pintura es absolutamente magnífica, el uso del color y textura de Soutine crea imágenes de jóvenes que parecen viejos antes de tiempo, lo que sugiere hasta cierto punto el envejecimiento prematuro que trae el trabajo duro. Algunos parecen nerviosos mientras que otros “despliegan” sus piernas, llenando con confianza el lienzo. El trabajo de Soutine fue muy influyente en la  siguiente generación de artistas judíos que pintaba en Londres. Lucian Freud, Leon Kossoff y Frank Auerbach,todos mencionan a Soutine como una influencia clave.

Una de estas pinturas sacó a Soutine de la pobreza en la que vivió durante la primera década de su estada en París. En 1923, el coleccionista estadounidense Albert C. Barnes vio una de las pinturas al pastel de Soutine y quiso ver más producciones del artista. Compró unas 50 obras en el acto, creando así una reputación de la noche a la mañana para Soutinea. Con su riqueza recién obtenida, Soutine pudo quedarse en los hoteles y comer en los restaurantes donde encontró nuevos modelos para sus pinturas.

Desafortunadamente, el estilo de Soutine provocó fuertes sentimientos xenófobos, como explica Wright. “La gente en Francia identificó muy rápidamente a Soutine como a un judío marginal, en tano que, para sus admiradores eso fue algo muy emocionante. Era la visión  de alguien que realmente podía inspirarse en la tradición francesa para cuestionarla desde la perspectiva de un marginal, y que por lo tanto no observaba la cómoda posición de mantenerse dentro de los patrones establecidos. Para sus detractores era imposible asimilar su trabajo dentro de la tradición francesa. Las críticas a Soutine, los ataques que recibía eran precisamente por ser un extranjero, judío nada menos, sostenían que su arte era feo y monstruoso”.

Interrogados los curadores de las dos exposiciones sobre la posibilidad de que ambos artistas se hayan influido mutuamente,  Fraquelli menciona que, antes de que Soutine comenzara sus pinturas, “Modigliani ya pintaba a jóvenes como El Joven Campesinoincluido en la exposición y Soutine pudo haber estado influido por esas imágenes cuando comenzó más tarde a pintar sus retratos de cocineros y trabajadores de hoteles. Pero Soutine estaba pintando paisajes en el sur de Francia y Modigliani, por un breve momento, pintó paisajes también, aunque solo conocemos a cuatro de ellos”.

Entonces, en ese caso, existe la posibilidad de que Modigliani fuera influido por Soutine. Wright agrega que “a primera vista”, su trabajo es muy diferente.

Soutine es muy expresivo, Modigliani es más monumental y estilizado, pero ambos artistas muestran un profundo compromiso con sus modelos y su disposición a distorsionar la figura; en el caso de Modigliani alarga y estira las caras inspirado quizás por la escultura africana y Soutine se obsesiona con cosas tales como las características y los rasgos de una oreja y enfocándose solo en eso”.

Modigliani’ Tate Modern, 23 Noviembre y continúaa hasta el l2 Abril de 2018

‘Soutine’s Portraits: Cooks, Waiters & Bellboys’ continua en la Courtauld Gallery hasta el 21 de enero de 2018

Fuente:
The JC.Julia Weiner
November 17, 2017

TRADUCCIÓN

ALICIA BENMERGUI

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *