EL HOMBRE QUE ESTUVO EN AUSCHWITZ

WITOLD PILECKI   1901-1948

El hombre que estuvo en Auschwitz

 Este es el comentario sobre un nuevo libro que demuestra que los aliados sabían sobre la Shoah mucho antes de lo que se pensaba anteriormente, y no hicieron nada.

Por Alicia Benmergui

Recientemente Jack Fairweather un escritor inglés ha publicado el libro The Volunteer, el Voluntario, en él que los aliados sabían sobre la Shoá mucho antes de lo que se pensaba anteriormente y no hicieron nada para evitar este cruento genocidio. En este relato la figura central es Witold Pilecki  un oficial del ejército polaco, que fue persuadido para que ingresara a Auschwitz con un nombre falso para monitorear y dar testimonio de lo que estaba sucediendo en el buque insignia de los nazis. Auschiwtz, el campo de exterminio – y hacer todo lo posible para transmitir esa información al mundo exterior.

La periodista Jenni Fraser del Jewis Chronicle cuenta que hay muchos momentos horribles en esta obra monumental,, pero uno de los más conmovedores es cuando Witold Pilecki, ve a un grupo de judíos fuera del crematorio de Auschwitz. Fairweather escribe: “Se sorprendió al ver a una docena de hombres, mujeres y niños de pie fuera del crematorio. Hacía frío y el sol se había puesto hacía mucho tiempo. Sus caras eran grises como el camino.

Witold supuso que estaban a punto de ser asesinados, y que también parecían saberlo. Witold intentó no mirarlos a los ojos. Pero no pudo evitar notar a un niño de unos diez años, la edad de su hijo Andrzej, mirando expectante a su alrededor, mientras los nazis gritaban furiosos, Witold se agachó para recoger el osito de peluche favorito del niño y entregárselo. “Luego la puerta del crematorio se abrió y él y los demás desaparecieron dentro. Siguieron disparos apagados”.

Este es un trabajo de la era del Holocausto como hay muy pocos. Es la verdadera historia de cómo Witold Pilecki,  permaneció en el Auschwitz. Sufriendo numerosas privaciones y experiencias horribles durante dos años apenas creíbles, finalmente escapó dramáticamente, luego se unió a la Resistencia Polaca. Trágicamente, después de la guerra, primero fue perseguido y arrestado por los comunistas polacos, y luego asesinado a tiros después de un simulacro de juicio al estilo estalinista.

En otras manos, The Volunteer podría haber sido una memoria lavada y artificiosa al estilo  “Guión de película de Hollywood” de las que se han escrito por todas lados. PeroFairweather, un reportero de guerra británico que ha trabajado en Afganistán e Irak, estaba decidido a no poner una palabra en un papel que no pudiera ser comprobada o demostrada. El libro incluye un bosque de notas al pie de página y explica cada detalle de lo que ocurrió en Auschwitz.

Durante más de tres años, Fairweather y su equipo de traductores polacos y alemanes se esforzaron enormemente en relatar la extraordinaria historia de Pilecki, incluso recreando eventos donde podían, para asegurarse de que lo que decían era correcto. En una ocasión, después de haber encontrado el apartamento en Varsovia desde donde Pilecki hizo su entrada heroica y voluntaria a Auschwitz, Fairweather y su grupo pretendían ser alemanes allanando el bloque. Marek Ostrowski, el sobrino de Pilecki, estaba presente para recordar cómo, mientras los nazis gritaban furiosos afuera, su tío se había agachado para recoger y entregarle el osito de peluche favorito de un niño judío que estaba a punto de ser asesinado.

El núcleo temático de The Volunteer es el propio relato de Witold Pilecki después de que escapó de Auschwitz, junto con los recuerdos de los sobrevivientes del campo y los que habían trabajado en la Resistencia con él.  Fairweather también rastreó los informes que, bajo los auspicios de Pilecki, fueron sacados de contrabando del campo. “Sabía que era una gran historia”, dice, pero para lo que no estaba preparado era la rapidez con que los líderes aliados en Occidente leyeron los informes de Pilecki.

En un lenguaje neutro, Pilecki había detallado la angustia de Auschwitz, junto con la transformación del lugar en un sitio para el asesinato de judíos. Su esperanza, por supuesto, era que los Aliados tomaran medidas y bombardearan el campamento.

Lo verdaderamente horroroso es que los Aliados sabían lo que estaba pasando mucho antes de lo que generalmente se supone. Las cuestiones cruciales en el conocimiento de Occidente del genocidio de los judíos europeos son el Telegrama Riegner, en agosto de 1942, y la huida de Auschwitz de Rudolf Vrba en abril de 1944. Gerhart Riegner, entonces secretario del Congreso Judío Mundial, envió su telegrama, a las oficinas de Nueva York y Londres de WJC, advirtiendo sobre el propósito de eliminar a los judíos en la mayor cantidad posible basándose en el  trabajo de inteligencia llevado a cabo por el empresario alemán Eduard Schultze.

Pero cuando las autoridades de los Estados Unidos leyeron inicialmente la advertencia de Riegner, no lo creyeron. Ciertamente, no fue respaldado con los hechos y cifras contenidos en el material de Pilecki. Había llegado a Auschwitz en septiembre de 1940 y lo había visto evolucionar hacia una máquina de matar en toda regla, completada con inexplicables crueldades al azar.

“Quería mostrar en el libro cómo la información sobre Auschwitz como centro de exterminio llegó a Occidente mucho antes de lo que se había pensado anteriormente”, dice Fairweather.

Primero nos encontramos con Pilecki antes de que entre a Auschwitz, cuando está haciendo todo lo posible para mantener juntos a una variedad de grupos clandestinos dispares en Polonia, todos aparentemente enemigos de los nazis, pero compitiendo entre sí por el dominio en la dirección de las operaciones de la Resistencia.

Esta guerra interna llevó a uno de los enemigos políticos de Pilecki a despedirlo para que fuera como voluntario a Auschwitz. Fairweather expone con cuidado la elección imposible que enfrenta Pilecki: dejar a su esposa e hijos pequeños, e ingresar al campo e intentar que la verdad se escuche, fuera de su alambre de púas y su violencia asesina. Una vez en el campamento, Pilecki tuvo que construir una red de prisioneros de ideas afines, casi exclusivamente ciudadanos polacos pero ocasionalmente ayudados por reclusos judíos.

Uno de los más notorios de estos fue el doctor Wladyslaw Dering, a quien Pilecki había conocido antes de Auschwitz. En 1964, Dering se vio envuelto en un caso judicial notorio en Londres contra el autor Leon Uris, quien se había referido a él en una nota a pie de página en su novela Éxodo como alguien que colaboró ​​con los nazis realizando experimentos con prisioneros. Dering dijo que su vida habría estado en peligro si no hubiera cumplido. El jurado falló a su favor, penándolo sólo con el pago de un penique en daños y perjuicios.

Fairweather señala varias ocasiones en las que Dering ayudó a Pilecki, cuando salvó la vida de otros prisioneros. Pero, gradualmente, ” abandonó la posición moral y ética en que estaba” hasta que Pilecki y su equipo ya no pudieron confiar en él. Pilecki escapó de Auschwitz antes de que Dering comenzara a cooperar plenamente con los nazis. Por otro lado, estaba el apropiadamente llamado Napoleon Segieda, un ciudadano polaco reclutado por Pilecki para actuar como mensajero y contrabandear sus informes de Auschwitz.

Napoleón fue claramente un héroe y aún hoy, dice Fairweather, hay ancianos en su aldea que lo recuerdan. Después de que Pilecki escapó de Auschwitz y antes de que los comunistas polacos lo mataran a tiros, sus hijos a menudo lo veían sosteniendo un pedazo de pan en su bolsillo, un legado simbólico de su tiempo sin comida. Pero nunca supieron qué gran héroe había sido su padre, hasta que Andrzej logró obtener sus documentos de los archivos estatales polacos en 1991.

Pilecki nunca le contó a su esposa María lo que había hecho en Auschwitz. Le ha tomado años, pero con The Volunteer , Jack Fairweather finalmente ha establecido la verdad, poniendo las cosas en su lugar. Y nos habla de un héroe que merece recibir un justo homenaje.

Fuentes:The JC. Jenni Frazer. 12-7- 2019 . the Spectaor. Caroline Moorehead.13-7-2019

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *