FELIX NUSSBAUM (1904-1944)

*La investigación y el rescate de los trabajos de este artista resultaron sumamente arduos y prolongados; había vivido escondido por años, pintando en secreto y dejando sus obras, con frecuencia, en manos de personas poco confiables”

fnussbaum01Félix Nussbaum nació el 11 de diciembre de 1904, en Osnabrück, al noroeste da Alemania, en el seno de una familia judía. Sus padres, Phillip y Rachelle, eran judíos tradicionales que consideraban a Alemania como su patria. Phillip Nussbaum, el padre de Félix, era un orgulloso patriota alemán perteneciente a la asociación de veteranos de la primera guerra mundial. Cuando el régimen nazi llegó al poder, tuvo que renunciar a su membresía. En su despedida, dijo: “…por última vez, queridos camaradas de armas, les saludo como un leal soldado… y si alguna vez soy llamado bajo la bandera, estoy pronto y deseoso…”.

Por esa época, Félix estaba en Roma con un pequeño grupo de estudiantes alemanes,
tras haber ganado una beca en la escuela italiana de la Real Academia de Arte de Berlín. Poco más tarde, la beca le fue cancelada por su condición judía.

En 1994, a 50 años de la muerte del pintor, se inauguró en Osnabrück una importante retrospectiva, a la que se incorporaron obras recuperadas de inescrupulosos custodios y otras descubiertas en sótanos húmedos o altillos polvorientos. Poco tiempo antes de ser llevado a Aushwitz, le dijo a un amigo que le escondiera sus pinturas. “Si yo muriera, no permitas que a mis obras le sucediese lo mismo, muéstralas al mundo”.

Auto-retrato con su documento de identidad judía (1913)

Auto-retrato con su documento de identidad judía (1913)

Sus obras fueron prácticamente olvidadas y escondidas como si hubiesen sufrido el mismo triste final que su autor, pero sucedió que en 1960 las únicas sobrevivientes de la familia Nussbaum, dos primas de parte de la madre, se enteraron que esas telas se hallaban en poder de Joseph Grosfils un dentista belga a quien el artista le había hecho ese pedido y que también se estaban descomponiendo por el tiempo y el descuido.

Auguste Moses Nussbaum y Shulamit Jaari Nussbaum, iniciaron inmediatamente un largo camino hacia la recuperación y redención de esos trabajos, le pidieron al dentista que les entregase los cuadros ya que ellas eran las únicas herederas del pintor, y como se negó emprendieron el camino de la justicia que luego de nueve largos años se expidió a favor de ellas
Eran 177 trabajos que se hallaban en lamentables condiciones por la humedad y los destrozos. Aconsejadas por curadores del Museo de Jerusalem llevaron esas telas a Osnabruck, ciudad natal del pintor donde el Director del Museo de la Ciudad, que felizmente conocía esos trabajos, acordó

Félix Nussbaum Haus

Félix Nussbaum Haus

restaurarlos y guardarlos. La primera retrospectiva de su obra fue realizada en Osnabruck
Esta muestra y su catálogo, que apareció más tarde en inglés bajo la forma del libro “Félix Nussbaum: Arte Difamado, Arte en el Exilio, Arte en la Resistencia”, desembocaron en un concurso de proyectos de arquitectura para un museo antológico, que ganó el entonces casi desconocido Daniel Liebeskind. Este arquitecto, fue más tarde el autor del proyecto del Museo Judío de Berlín y el ganador del concurso internacional para el conjunto que reemplazará a las Torres Gemelas en Nueva York.

Jewish Museum Berlin

Jewish Museum Berlin

En la actualidad  se lo ha reconocido internacionalmente como uno de los mejores pintores de su tiempo, sus cuadros se han valorizado, tal es así que en el año 2001, en un remate en Sotheby´s su pintura “Autorretrato en el campo” alcanzó el valor de US$ 1.680.000. Su arte no ha sido olvidado, ni tampoco su figura

 

 


*PINTORES JUDÍOS                                                Por Sonja Friedmann  
       
La reconstrucción de la carrera olvidada de un artista es una de las más hermosas labores que un investigador puede emprender.

Jan Vermeer constituye un ejemplo clásico al respecto. Desconocido mientras vivió,  en el siglo XVII, ignorado por más de cien años, fue mostrado al mundo por los historiadores del arte a fines del siglo XIX. Semejante es el caso de Félix Nussbaum, en cuyo honor se abrió un museo completo el 16 de julio de 1998, en su ciudad natal, Osnabrück, en Alemania. (Complejo Félix Nussbaum, un aula nueva del museo de Historia Cultural).

 Phillip y su esposa Rachel, junto a muchos de los habitantes judíos de Osnabrück, salieron de Alemania vía Suiza y más tarde se instalaron en Rapallo, Italia. Allí los visitó Félix en 1934, en el que sería el último encuentro familiar, y pintó uno de sus pocos cuadros optimistas: “La playa de Rapallo”. Félix y su pareja, Felka Platek, viajaron a París en enero de 1935, de allí a Ostende, en Bélgica y más tarde a casa de amigos, en Bruselas, donde se casaron en octubre de 1937.

*El gran desastre

En 1939, a los 35 años de edad, Nussbaum intuyó la tragedia que comenzaba. Su cuadro “El gran desastre”, es la impactante expresión de la premonición del artista. Trabajada exclusivamente en blanco y negro, esta tela de modestas dimensiones (50 x 65 centímetros) que se encuentra en el Museo Judío de Frankfurt, es el equivalente, para los judíos, a lo que representa el Guernica de Picasso para los españoles: la muerte, la destrucción, el dolor, la impotencia y la desesperación, la angustia y la ira. Cuando Bélgica fue ocupada por los nazis en mayo de 1940, Félix Nussbaum fue arrestado en su departamento y llevado al campo de prisioneros de Saint Cyprien, en el sur de Francia. De esa reclusión se ha salvado su obra “La sinagoga del campo de Saint Cyprien”, su primer cuadro de tema netamente judío.

 En agosto de 1940, desesperado por las humillantes condiciones de vida del campo, Félix pidió ser reenviado a Alemania y logró escapar durante el trasbordo de trenes en Bordeaux, y reunirse con su amada Felka en Bruselas. Amigos belgas los protegieron y le proporcionaron los medios para dibujar y pintar en sucesivos escondites, por cuatro largos años. En julio de 1944, el matrimonio Nussbaum fue arrestado y enviado al campo de Mechelen y luego a Auschwitz, dondeFélix fue ejecutado el 9 de agosto. Se ignora la suerte corrida por Felka.

 A propósito de la inauguración del Museo Nussbaum, Robert Fulford dijo: “En las décadas recientes, el trabajo de Nussbaum ha sido reconocido desde Nueva York  a Moscú. La ciudad (Osnabrück) que dio la espalda a él y a su familia, hoy lo celebra y establece su lugar en la historia del arte. De acuerdo a un antiguo dicho judío, quien salva una vida humana salva al mundo. En Osnabrück se ha salvado a un pintor, lo que tal vez ayude a redimir el honor de una nación o, a lo menos, de una ciudad.

Salvador Benmergui

Fuente: Felix Nussbaum (1904-1944), Yad Vashem Museum.
Sonja Friedmann La Palabra israelita  Enero 20 2006 Chile
Rvista  Morasha  edición 44, marzo 2004

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *