HISTORIA DE LOS JUDÍOS NORTEAMERICANOS

La Comunidad judía estadounidense

milim244-02En los Estados Unidos a comienzos del Siglo XX vivían casi un millón de Judíos, por esa época era el tercer núcleo de población judía más grande en el mundo, después de Rusia y elImperio Austro Húngaro.

Alrededor de la mitad de los judíos del país vivía en la ciudad de Nueva York, era la comunidad judía más poblada del mundo, el doble de grande de la otra más importante, la Varsovia polaca.

Anteriormente, a mediados del Siglo XIX en Estados Unidos solo residían 50.000 judíos, y en Nueva York vivían solo 16.000.

La causa de este extraordinario crecimiento de la población judía fue la Inmigración. En 1900, más del 40 por ciento de los judíos residentes en Norteamérica eran extranjeros con diez años o poco más de residencia en el país. Todavía no había arribado la ola migratoria más grande aún. Entre 1900 y 1924, llegaron 1.750.000 de judíos de Europa Oriental las costas norteamericanas.

Antes del Siglo XX la población judía estadounidense no llegaba al uno por ciento, en 1930 la población judía totalizaba el 3 ½ por ciento del total de la población. Eso representaba mayor población judía que los de creencia episcopal o presbiteriana

milim244-03Con este enorme crecimiento cambió la composición y distribución geográfica, lo que determinó una fuerte concentración de judíos en las ciudades de la Costa Este, incluyendo algunos lugares como Boston donde nunca antes habían vivido muchos judíos (donde había un antisemitismo virulento. N.de la T.)

También se reorganizó la política y las prioridades de la comunidad judía estadounidense. Se incorporaron con estos nuevos inmigrantes judíos de diferentes tendencias religiosas y políticas. Judíos ortodoxos, conservadores, reformistas, jasidim, sionistas, socialistas, además de los judíos seculares, provenientes también de Europa del Este. A pesar de que la comunidad judía estadounidense mantuvo importantes rasgos de su pasado germánico y sefaradí (la comunidad hispano portuguesa que había sido la primera en llegar, en el Siglo XVII). Las tradiciones y costumbres de los judíos ashkenazim se impusieron por la fuerza de su número. Con sus logros, elevaron su status tanto a nivel nacional como internacional.

La Primera Guerra Mundial va a convertir a Estados Unidos en una de las grandes potencias a nivel mundial y la comunidad judía estadounidense adquirió un rol protagónico en los asuntos judíos de ese tiempo en el mundo. Entre otras cosas por el deterioro que sufrió la comunidad judía alemana gradualmente.

milim244-04En 1914 la comunidad judía estadounidense movilizó sus recursos para ayudar a las víctimas de la guerra europea. Todas las instituciones judías cooperaron a un nivel nunca visto hasta ese momento. Judíos ortodoxos, reformistas conservadores, seculares y socialistas se unieron para constituir  lo que llegó a ser conocido como el Comité American Jewish Joint Distribution. En total, los judíos norteamericanos recaudaron 63 millones de dólares en fondos de ayuda durante los años de la guerra en medio del drama terrible que estaban padeciendo los judíos de Europa Oriental, especialmente los de Polonia y la Zona de Residencia dominada por Rusia. Incluso se unieron en la representación de los intereses judíos en la Conferencia de Paz de París después de la guerra.

Además los judíos  estadounidenses continuaron su intensa participación en el sionismo -el movimiento para crear un Estado Judío en el Medio Oriente (hoy Israel) -que refleja aún más su creciente sentido de responsabilidad por el destino de los judíos en todo el mundo.

La Primera Guerra Mundial puso fin a la era de la inmigración judía masiva a los Estados Unidos, y a todas las demás corrientes migratorias. Los judíos progresaron y se diversificaron en sus opciones comunitarias. Los descendientes de los inmigrantes más antiguos de Europa Central y los más recientes de Europa del Este se habían unido cada vez más, incluso antes de la Primera Guerra Mundial. Este proceso se consolidó después de la guerra, con el crecimiento del antisemitismo en el país y en el extranjero, así como los retos económicos y sociales que planteaba la gran Depresión de la década de1930.

El antisemitismo alcanzó su punto máximo en Estados Unidos en los años de entreguerras, y se manifestó de diversos maneras en la conducta de los individuos y las instituciones, incluso de gran prestigio. Las escuelas privadas, campamentos, colegios, centros turísticos y todos los lugares de trabajo imponían restricciones y cuotas de admisión para los judíos, a menudo bastante descaradamente. Líderes estadounidenses, incluyendo a Henry Ford y el ampliamente escuchado cura de la radio, el padre Charles Coughlin, participaron en ataques públicos contra los judíos, impugnando su carácter y su patriotismo. En varias ciudades importantes, los judíos también enfrentaron peligros físicos, los ataques a jóvenes judíos eran frecuentes.

milim244-05Con todo eso mezclado con las dificultades económicas causadas por la gran depresión, no es de extrañar que los judíos trataran e enterrar sus diferencias y unirse para enfrentar a las crecientes dificultades y problemas que se presentaban cotidianamente. Abandonaron las viejas divisiones que los separaban en Europa y comenzaron a unirse en defensa propia como  una declaradamente comunidad judía estadounidense. No obstante, hubo otros conflictos que no fueron solucionados, especialmente de orden religioso. Y también el comunismo y el sionismo plateaban problemas sobre como la adhesión a estas convicciones ideológicas ponían en cuestión su lealtad hacia los Estados Unidos.

 Cuando comenzó la Segunda Guerra Mundial, la comunidad judía estadounidense presentó un panorama mixto. Era una comunidad que sentía en su Patria en Norteamérica, orgullosa de sus logros, pero aún incierto de su identidad o su posición con otras comunidades judías en el mundo. Se enfrentó a una fuerte hostilidad antisemita y a la discriminación, sin embargo, con el presidente Franklin D. Roosevelt habían entrado a la función pública más judíos que nunca.

A medida que los ejércitos de Hitler reducían a cenizas a las comunidades judías europeas, el manto del liderazgo judío a nivel mundial cayó sobre las espaldas de la comunidad judía norteamericana, donde aún continúa. Pero lo que cambió fue la condición de los judíos norteamericanos que ganaron un lugar de protagonismo en la historia norteamericana hasta la fecha. Pero la historia no se detiene, veremos lo que el destino depara a esta comunidad en el futuro.

Tradujo Alicia Benmergui 

Fuente: Jonathan D. Saran and Jonathan Golden. The American Jewish Experience in the Twentieth Century: Antisemitism and Assimilation. Brandeis University. National Humanities Center

 

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *