HISTORIAS JUDÍAS OCULTAS A SIMPLE VISTA

Exposición The Jewish Journey  (OXFORD-ENGLAND)

Traducción

ALICIA BENMERGUI

_______________________

Historias judías ocultas a simple vista

Rebeca Abrams es  muy reconocida escritora y periodista, que publica entrevistas en el Financial Times y a recibidos premios y reconocimientos por su labor profesional.

Esto es lo que nos cuenta en este artículo.

Rebecca Abrams recoge 22 artefactos de la colección del museo Ashmoleanque cuentan historias judías incalculables

Rebeca Abrams

“En la adormecida ciudad comercial de Shadova en Lituania, a una hora de Kaunas, o Kovno como se llama en idish, se ha erigido recientemente una pequeña estatua en la plaza principal. La pequeña figura de una joven es una silenciosa conmemoración de los niños judíos de la ciudad, quienes en 1941 fueron llevados a los bosques cercanos y asesinados en masa por los nazis y sus cómplices lituanos.

En esa plaza un anciano le contó a Rebeca una historia que había oído sobre dos niños que habían seguido la marcha forzosa hacia el bosque. Se escondieron y observaron. Mientras contaba esta historia, su nieta le dijo: “¡Pero abuelo, me dijiste que lo viste!” De mala gana, el anciano admitió que sí, en realidad estaba hablando de sí mismo. Las historias ocultas parecen intrínsecas a la narrativa judía. Abrams narra que su bisabuela, Annie Isaacoff, dejó Lituania mucho antes del Holocausto, se mudó a Leeds y luego a Londres a fines del siglo XIX, donde conoció y se casó con el mejor amigo de su hermano, su bisabuelo Abram Abramovitch. Lo que le sucedió a los que se quedaron atrás nunca fue mencionado en sus historias familiares. Fue solo a fines de sus veinte años que se enteró que muchas de sus parientes polacos habían sido asesinados durante la Segunda Guerra Mundial.

Museo Ashmolean

Cuando comenzó a investigar los objetos judíos en el Museo Ashmolean en Oxford para  su libro, The Jewish Journey, fue en respuesta a una creciente conciencia de que, aquí, también, en su lugar donde ella vive, había vidas judías escondidas e historias judías indescriptibles. Con la ayuda de otros miembros de Oxford Jewish Heritage, se embarcó en una búsqueda para encontrar estos objetos, y dos cosas quedaron claras: primero, que el museo contenía artefactos judíos en abundancia y, en segundo lugar, que eran especialmente difíciles de encontrar y, una vez hallados, difíciles de comprender, a pesar de que estaban en exhibición a simple vista en las galerías del museo.

La mayoría de los objetos, como los judíos, llegaron a Inglaterra desde otros lugares y, con el tiempo, se asimilaron por completo en las colecciones del museo. Su relevancia para la historia judía de alguna manera se había perdido. Se habían convertido en representantes típicos de los anglo-judíos: mantenían la cabeza gacha, sin llamar la atención. Dentro de la “cultura” más amplia del museo, ya no eran inmediatamente identificables como judíos. Y aunque esto ayudó a ubicar la historia judía en su contexto geográfico y cultural más amplio, también corrió el riesgo de borrar, aunque involuntariamente, su significado específicamente judío. Pero, ¿de quién debía quejarse?  Cinco años después de llegar a Inglaterra en 1904, su bisabuelo rumano había cambiado su nombre de Herman Jaghar a Harry Yager. Su yerno, su abuelo Maurice Edelman, creció en Cardiff, donde todavía se llamaba Moisés. Su niñez estuvo tan asimilada que no se dio cuenta de que su propio nombre era “judío” hasta que llegó a la universidad y algunos otros estudiantes judíos  se lo explicaron amablemente.

Vasija del Mar Muerto

Eliñi señala 22 de los objetos judíos del Ashmolean en su libro, en homenaje a las 22 letras del alfabeto hebreo, en uso continuo durante los últimos 3.000 años, un símbolo apropiado de la continuidad de la experiencia judía. Los objetos, sin embargo, hablan tanto de la diversidad como de la continuidad. ¡Y qué objetos! Un sello de la Edad de Bronce de Laquish, hecho en el momento de la conquista asiria de Judá. Monedas de piedra de Jerusalén desde el tiempo del exilio de Babilonia.

Una moneda de oro acuñada en 70 de n.e. por los romanos inmediatamente después de la destrucción del Segundo Templo y, con toda probabilidad, hecha del oro saqueado o derretido durante su destrucción. El museo, también descubrió que era dueño de una vasija del Mar Muerto, comprado en 1951, pero nunca apareció. El momento en que se encontró cara a cara con esta reliquia de dos mil años, escondida en las cuevas de Qumrán para proteger los preciosos pergaminos de los Esenios, y escondida por segunda vez en las bóvedas de los Ashmolean, fue un acontecimiento personal. Permitirse tocar con sus propias manos la superficie moteada de la jarra era absolutamente emocionante, una conexión física con el antiguo pasado judío. Por primera vez desde que fue guardado cuidadosamente, hace XX siglos, la vasija ahora puede ser vista en exhibición en el museo.

P

Jerusalem Judea 70 de nuestra era.Moneda de oro

ero la historia judía no termina en el siglo I de Judea, como sabemos. Cuando los judíos se mudaron a la diáspora, también lo hicieron los artefactos judíos en Ashmolean. La placa funeraria de un vendedor de salchichas judías, que vivió en Roma en el siglo V, cuenta una importante historia de inmigración e integración. La placa está inscrita con una menorá, sin dejar ninguna duda de que fue hecha para un judío, pero la inscripción está en latín, y el nombre del muerto, Alejandro, nos recuerda que, para la mayoría de los judíos que vivían en el Imperio Romano en ese momento, la lingua franca era el griego.

La mayoría de los 22 objetos están inequívocamente relacionados con los judíos y la historia judía, pero otros plantean la pregunta: ¿qué define a un objeto como judío? Quería enfrentar la complejidad de ese tema al incluir elementos que están menos directamente relacionados con el carácter judío. ¿Es una viola da gamba hecha en la Italia del siglo XVII por un judío convertido al cristianismo, estrictamente hablando judío? La respuesta es probablemente no, pero la historia de los músicos judíos en la Italia del Renacimiento llevó, deliciosamente, a los músicos criptojudíos en la corte de Enrique VIII y Elizabeth I, uno de los cuales posiblemente haya sido el amante de William Shakespeare.

¿Qué y quién es un judío

Ashmolean lápida sepulcral de un judío romano del Siglo V

? A medida que los objetos de su libro se acercan más a la actualidad, el tema de la identidad judía se vuelve cada vez más apremiante y complejo. Lo que hace que los objetos en Ashmolean tengan un valor especial es que se relacionan con la vida judía en general, a diferencia del judaísmo, la religión. Pero de alguna manera esto solo aumenta la complejidad. El artista impresionista francés, Camille Pissarro, que provenía de 10 generaciones de marranos portugueses, se resistía con determinación a identificarse como judío, sin embargo, era una identidad que repetidamente recaía sobre él, lo quisiera o no.

El matrimonio de sus padres, su propio matrimonio y el matrimonio de su hijo tuvieron problemas con la cuestión de la judeidad. Hacia el final de la vida de Pissarro, la irrupción del Caso Dreyfus lo obligó a reconocer que la identidad judía no siempre se elige libremente, un tema tan vivo hoy como siempre.

Si bien los judíos y el judaísmo están estrechamente relacionados, no son y nunca han sido sinónimos. La cultura religiosa judía está relativamente bien conservada en museos, bibliotecas, sinagogas y sitios arqueológicos de todo el mundo, en objetos que van desde fragmentos de pisos de mosaico antiguo, manuscritos hebreos medievales y libros de oraciones del Renacimiento hasta tapas de pergamino exquisitamente bordadas, remates plateados, punteros de marfil, así como muchos otros objetos rituales y sagrados. Los antiguos rollos de la Torá todavía se usan diariamente en muchas sinagogas, lo que indica la veneración judía por el pasado y la continuidad del culto judío. Muchos de estos objetos sagrados sobrevivieron gracias a los eruditos y coleccionistas cristianos. Con suprema ironía, los nazis en algunos casos ayudaron a preservar los artefactos judíos, que recogieron con la intención de mostrar su éxito en la erradicación del pueblo judío y la cultura judía.

Stone-Shekels

Los objetos relacionados con el judaísmo sagrado y ritual a menudo son distintivos de regiones y países particulares, pero permanecen reconociblemente conectados a una fe religiosa singular. Por el contrario, los restos materiales de la vida cotidiana judía, representados en una instantánea por los 22 objetos de Ashmolean, reflejan la increíble diversidad del pueblo judío, históricamente tan distinto el uno del otro como de otras personas. Cuentan una historia que va contra el tema de la singularidad, apuntando en cambio a lo que los judíos han compartido e intercambiado con otras culturas. Para Rebeca, una cuestión importante planteada en este libro es: ¿qué hacían los judíos cuando no practicaban el judaísmo? Las respuestas proporcionadas por los objetos destacados aquí incluyen cocinar, intercambiar, pelear, viajar, enamorarse, criar niños, hacer joyas, tocar música, pintar y mucho más.

Cuadro de Pisarro
Vista desde mi ventana

Fue el gran profeta hebreo Isaías quien describió a los enemigos de los antiguos israelitas como “hierbas sin raíces, que el viento arrastra”. Los asirios, proclamó Isaías, serían expulsados ​​“como hierbas sin raíces que el viento arrastra antes de un vendaval”. Esa misma comparación sirve también como una metáfora conmovedora para los judíos mismos, que han sido sacudidos por sus enemigos, “empujados como la paja frente a los vientos” por la persecución y la pobreza, así como por el deseo de hacer vidas mejores y más seguras para ellos, sus niños y sus seres queridos.  Recorriendo los siglos, recogiendo influencias de otras culturas a lo largo del camino, el pueblo judío, si es que se puede usar esa frase, también es y siempre ha sido parte del fárrago general de la vida humana.

Honrada por el tiempo y profundamente arraigada en la tradición judía, la idea de que cada generación tenga éxito en el último en un ciclo sin fin. Incluso el deseo de romper con el pasado, de no estar obligado por él, un deseo que sienten sus  padres y, en menor medida, el suyo propio, (los de la escritora) constituye una especie de reconocimiento de su influencia pesada y a menudo engorrosa. Alrededor del mundo hasta hoy, la frase del Salmo 100, “Le Dar Vado”, de generación en generación, se habla y canta en las sinagogas en celebración y reverencia por esta antigua y continua conexión entre pasado, presente y futuro, una conexión que vincula a los judíos, a pesar de todas sus diferencias, de una generación a la otra”. Esta es la reflexión de la escritora Abram sobre el judaísmo y los objetos que son exhibidos en el Museo Ashmolean.

The Jewish Cronicle Rebecca Abrams October 20, 2017

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *