KRISTALNACHT: El primer pasó en el camino a Auschwitz

80 años  de la Noche de los Vidrios Rotos  1938-2018

Herschel Grynszpan

El verdadero significado de la Noche de los vidrios rotos solo quedó claro para el mundo exterior muchos años después. Hace ochenta años se quemaron las sinagogas en Alemania. Fue la Kristallnacht, la noche de los vidrios rotos, un punto de inflexión en la guerra del nacionalsocialismo contra los judíos, cuando Hitler ordenó un asalto patrocinado por el Estado contra su minoría judía, el primer paso en el camino hacia Auschwitz.

Cientos de sinagogas fueron destruidas y los judíos alemanes fueron obligados a pagar por su demolición. Casi 100 judíos fueron asesinados, y probablemente más si se incluyen los suicidios, 30.000  judíos fueron arrestados e internados en campos. Miles de negocios de propiedad judía fueron destrozados o demolidos. Hubo informes de que judíos fueron fusilados y apuñalados, quemados hasta morir o arrojados  desde altos ventanales.  En Sachsenhausen, los recién encarcelados fueron hechos  desfilar ante un grupo de guardias que los atacaron usando látigos, palos y palas.

Goebbels, que había instruido a los órganos del partido, escribió que la violencia de la noche del 10 al 11 de noviembre de 1938 fue un testimonio de “los instintos saludables del pueblo alemán”.

Kristallnacht fue una represalia por el asesinato de un diplomático alemán de 29 años, Ernst Vom Rath, en la embajada de París por parte de un joven judío de 17 años,Herschel Grynszpan. Tuvo lugar después de un año de avance nazi. Alemania se había anexado Austria en marzo y los Sudetes en Checoslovaquia en octubre, tras el apretón de manos entre Hitler y Chamberlain al firmar el Acuerdo de Munich.

En pocas semanas, 12.000 judíos de origen polaco fueron expulsados y arrojados a la frontera polaca. Los guardias de la frontera los devolvieron en un juego repetido de exilio y regresaron. A cuatro mil se les permitió finalmente cruzar a Polonia, mientras que el resto tuvo que soportar la fuerte lluvia y el intenso frío. Los padres del Grynszpan se encontraban entre estos perseguidos  y desconcertados judíos que habían sido expulsados de sus hogares.

Habían llegado a Alemania como ostjuden antes de la Primera Guerra Mundial y se establecieron en Hannover, pero nunca adquirieron la ciudadanía alemana. El propio  Grynszpan había nacido en Alemania, pero vivía ilegalmente en París y fue perseguido por la policía francesa. Al recibir una tarjeta postal de su hermana, informándole de lo que había sucedido, un emocionado y enojado Grynszpan compró un arma, visitó la embajada, buscó al embajador alemán, pero atacó al primer diplomático que tuvo a su alcance. No intentó escapar y le dijo a la policía que había actuado “en nombre de 12.000 judíos perseguidos”.

Mientras Vom Rath se demoraba entre la vida y la muerte, todos los niños judíos tenían prohibido asistir a la escuela y muchas publicaciones judías estaban cerradas. El 9 de noviembre, Vom Rath sucumbió a sus heridas. El 10 de noviembre, Hitler ordenó a Goebbels que implementara un acto de venganza.

En  Gran Bretaña se suscitaron numerosos actos de rechazo e indignación desde diversos sectores de la población, comenzando por la comunidad judía. En Australia, hubo una notable manifestación de aborígenes que reclamaron en nombre de su propia lucha como “un pueblo marginado y discriminado”. Dirigidos por un líder comunal, William Cooper, marcharon y entregaron una carta de protesta al cónsul alemán en Melbourne. Solo en España los nacionalistas de Francisco Franco justificaron a Kristallnacht como “una medida nazi defensiva contra los judíos”.

Las comunidades judías condenaron en silencio el acto de Grynszpan por ser irresponsable, pero se mantuvo desafiante: “Ser judío no es un delito”. No soy un perro”. Una teoría alternativa en los últimos años para el asesinato fue que se debió a un asunto de homosexuales entre los dos que había salido muy mal. Este es probablemente el resultado del intento del abogado de Grynszpan de despolitizar el asesinato, al describirlo como un crimen pasional que no lo hubiese condenado a la guillotina en Francia. Tras la invasión nazi de Francia, en el verano de 1940, Grynszpan fue trasladado a Berlín. Sin embargo, el poder judicial alemán encontró difícil organizar un juicio que inevitablemente lo condenaría. Después de todo, no era un ciudadano alemán, ¿y cómo podría ser condenado por un crimen cometido fuera de Alemania?

Se escuchó hablar de Grynszpan en una prisión en Magdeburgo en 1942. ¿Sobrevivió a la guerra? ¿Adoptó una nueva identidad lejos del resplandor de la publicidad? Fue declarado oficialmente muerto en 1960. Hoy abundan las historias de conspiración. Hace dos años, una fotografía, descubierta en un archivo de Viena, indicaba una identificación facial del 95 por ciento con una imagen Grynszpan. La fotografía fue tomada en un campamento para personas desplazadas en julio de 1946.

Para la gente común en  Gran Bretaña la Kristallnacht era inimaginable. Sensibilizó a muchos sobre a la verdad del odio insaciable de Hitler hacia los judíos. La guerra se acercó con el indetenible avance nazi.

El horror de la Kristallnacht solo fue superado cuando la película de los restos de la comunidad judía europea, liberada y enterrada en Bergen-Belsen fue vista por el público británico en los cines de Londres en mayo de 1945. Fue entonces cuando el significado de la Kristallnacht realmente llegó a ser entendido. Estos fueron solo los prolegómenos de una tragedia.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *