LA HERENCIA DE KAFKA

Decisión del Tribunal Supremo de Israel

LA HERENCIA DE KAFKA

Mosaico Avi Shalom08/09/2016

milim240-11Después de ocho años de batallas legales, el Tribunal Supremo de Israeldictaminó que los escritos privados del escritor judío Franz Kafka(manuscritos, diarios, cartas privadas y dibujos de Franz Kafka y su amigo Max Brod) irán a la Biblioteca Nacional de Jerusalén.

Así, el tribunal rechazó definitivamente el recurso interpuesto por dos hermanas israelíes. Ellas estaban reclamando el derecho de propiedad sobre ese tesoro literario del que afirmaban ser las dueñas legítimos, junto a Ilse Esther Hoffe. Ella había sido la secretaria y luego la confidente de Brod, quien en 1939 se había trasladado a Tel Aviv después de escaparse de Checoslovaquia.

milim240-12“Se trata de un día de celebración para la cultura mundial”, dijo David Blumberg, director de la Biblioteca Nacional de Israel, que se ha comprometido a catalogar la abundante documentación, para mantenerlo en condiciones adecuadas y luego poner a disposición de cualquier usuario de Internet. La sentencia del Tribunal Supremo, agregó, excluye el riesgo de que algunos de los textos – mantenidos en una bóveda en Suiza, en Israel y en un apartamento privado en Israel – fueron puestas a la venta en el mercado internacional.

Blumberg todavía no tiene un catálogo completo del contenido: debe incluir el intercambio de cartas de Kafka y Brod con intelectuales prominentes, entre ellos Stefan Zweig. También están los diarios de París de Kafka, en sus dibujos hechos a mano y coleccionados por Brod, durante décadas, cuadernos en los que hacía sus ejercicios elementales de hebreo y sus cuentos: ” El médico del pueblo ‘ y ‘ Preparación de una boda en el pueblo ‘ .

En 1924, en su lecho de muerte, Kafka le había pedido Brod que destruyera su producción literaria, pero el no tuvo el deseo de  cumplir la voluntad de su amigo. Obligado a huir con los nazis que se hallaban a las puertas de Praga, Brod llevó consigo los preciosos manuscritos, lo que le permitió publicar varias de las obras maestras de Kafka.

Cuarenta años más tarde, en un pequeño apartamento en Tel Aviv, en su lecho de muerte, sintió que debía manifestar su última voluntad y era que sus manuscritos y los de Kafka deberían ser entregados a un archivo público. “Pero la secretara Hoffe – dice la Biblioteca Nacional – vendió varias cartas a un archivo alemán y las otras se las dejó a sus hijas, Ruth y Hawa. Después de su muerte, sus hijas trataron de vender una parte del material y así comenzó el proceso judicial”.

Así que ahora los escritos están destinados a terminar en las manos de los mejores expertos en Israel. Siempre que los nietos de Esther Hoffe, que todavía consideran que esos escritos son de su propiedad, no proyecten realizar nuevas sorpresas. “Ellos amenazan con hacer actos temerarios – dijo Blumberg – si alguien va a tratar de recoger los textos”.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *