La Destrucción de Jerusalén y el testimonio de una monedaergui

UNA EXTRAÑA MONEDA ACUÑADA EN EL AÑO 69

En el año 70, el Imperio romano conquistó y destruyó la ciudad de Jerusalém luego de un largo sitio que duró cuatro años y donde los rebeldes judíos padecieron grandes sufrimientos hasta su derrota final. Este artículo Sobre un hallazgo arqueológico, testimonia algunos de los hechos de aquellos días, donde Jerusalem fue conquistada y el templo destruido para siempre. Las estrategias adoptadas por el judaísmo para sobrevivir a esta tragedia son partede una historia que continúa hasta nuestros días. En Tishá Be AV, el judaísmo recuerda esta tragedia del Pueblo Judío.(Milim)

Una extraña moneda acuñada en el año 69, el cuarto año de la revuelta judía contra Roma y el año en que los rebeldes estaban desesperados fue hallada mientras se tamizaban los escombros existentes en la Ciudad de David. Fue descubierta en el sistema de alcantarillado que se extiende bajo la antigua Jerusalén, pasando por debajo de la carretera principal de la antigua ciudad hace unos 2.000 años.

 En 2014, en un pueblo cerca de Jerusalén, se encontraron monedas de bronce de la época de la Revuelta. Otras más fueron desenterradas en una cueva del Monte del Templo en 2018, desde el segundo y cuarto año de esa trágica rebelión.

La moneda al  igual que otras acuñadas en el año 69, tenía grabadas las palabras “Para la Redención de Sión” en letras hebreas antiguas, y una representación de un cáliz. La otra cara  tienes escritas las palabras “Año Cuatro“. Se toma como referencia el último año de la rebelión contra los romanos, cuando Simon Bar Giora asumió el liderazgo. Anteriormente, los judíos habían sido dirigidos por Juan de Giscala.

La moneda podía haberse perdido y caer al sistema de drenaje a través de las grietas de la carretera pavimentada de piedra, dijo Eli Shukron, un arqueólogo de la Autoridad de Antigüedades de Israel. O bien, pudo haberse caído del bolsillo de un rebelde judío escondido en los desagües debajo de Jerusalén.

Se habían escondido allí. Yosef ben Matityahu, también conocido como el historiador judeo-romano Josefo Flavio que comandó a los rebeldes en Galilea y escribió en sus historias sobre los judíos escondidos en Jerusalén: “Porque no pudieron esconderse ni de Dios ni de los romanos” (” La Guerra de los Judíos, “Libro VI, Capítulo 7: 3).

“La moneda se encontró exactamente en el mismo lugar en el que los judíos se habían escondido en el canal de drenaje debajo de la calle”, dice LaReut Vilf uno de los excavadores, es la sólida evidencia del intento de esconderse de los rebeldes,  allí en el mismo alcantarillado, se encontraron de manera reveladora, lámparas de aceite intactas, vasijas cerámica para cocinar. “Estos objetos no podían haber caído allí. Se hubieran destrozado. Que estuvieran enteros, demuestra que alguien tuvo que dejarlos allí deliberadamente “, señaló Vilf.

Las excavadoras incluso encontraron una espada romana allí. Además, hay un lugar revelador donde los escalones de piedra de la calle parecen haber sido arrancados de su lugar por soldados que buscaban debajo de ellos (“el último escondite”). En resumen, los judíos que buscaban refugio de la ira y el castigo de Roma intentaron vivir en las alcantarillas. La moneda atestigua claramente el estado mental mórbido entre los rebeldes en el cuarto y último año: habían perdido la esperanza.

La “Gran Revuelta” contra Roma estalló en el año 66, en medio de las crecientes tensiones religiosas y el resentimiento contra los terribles impuestos que los romanos imponían a los pueblos que dominaban. En sus primeras etapas, los rebeldes judíos obtuvieron algunos éxitos notables contra el poderoso imperio, incluida una masacre de soldados romanos en la famosa batalla de Beit Horon. Las pérdidas enfurecieron al emperador Nerón, quien ordenó a su general, Vespasiano, que aplastara a Judea de una vez por todas. Vespasiano fue ayudado por su hijo, Titus.

La mayoría de las monedas encontradas en la era de la Gran Rebelión fueron acuñadas durante su segundo año. Este fue evidentemente un tiempo de esperanza para los judíos, a pesar de que en el año 67 Vespasiano invadió Galilea y los judíos comenzaron a huir hacia el sur, hacia Jerusalén, que estaba bajo el mando de los rebeldes. Comparado con los años anteriores, se han encontrado pocas monedas a partir del cuarto año de la Revuelta. Eso puede dar fe del estrés material y emocional bajo el que se encontraban los rebeldes como lo demuestra el cambio de “Libertad de Sión” a “Redención de Sión”.

“La libertad es algo inmediato, mientras que la redención es un proceso”, dijo Vilf, interpretando el mensaje del breve texto. “Podría dar fe de su comprensión de que el final estaba cerca.” Al darse cuenta de que no iban a liberar a Sion del opresor romano, comenzaron a esperar la redención futura algún día. Otra característica de las monedas rebeldes es que, aunque los judíos han usado una escritura hebrea cuadrangular copiada de Asiria durante unos 2.400 años, estas monedas tenían una escritura más arcaica: paleo-hebreo “Se comenzó a usar la forma asiria del hebreo durante los días del Segundo Templo”, dijo Vilf. “Pero los rebeldes la abandonaron para usar el paleo-hebreo, presumiblemente para mostrar la importancia de su herencia y tradición”.

De hecho, ese cuarto año de rebelión contra los romanos también fue el último. En el 70, las fuerzas romanas desplegarían toda su fuerza y su poder para derrotar a los rebeldes, arrasando Jerusalén y destruyendo (pero primero saqueando) el Segundo Templo. El  emperador Nerón puede haber ordenado la guerra contra los molestos judíos, pero él no fue quien la terminó. En el año 69, después de convulsiones seriales en Roma, el general Vespasiano se convirtió en emperador, dejando a su hijo Tito a cargo del Sitio de Jerusalém que rompió y destruyó en el año 70.

El despojo del Templo es uno de los desastres de la historia judía conmemorados en el ayuno del 17 de Tamuz, que llora la ruptura de las murallas de Jerusalén por las fuerzas de Tito. Este año, esa fecha cayó el sábado 30 de junio. Judea no había tenido una importancia central dentro del Imperio Romano, pero evidentemente causó a Roma un daño tan desproporcionado que el emperador ordenó construir dos arcos de triunfo conmemorando la derrota de los judíos. Ambos representan la caída del Templo y el acarreo de sus tesoros, incluida la gran Menorá, que se muestra hasta el día de hoy en la moneda Israel. El Ardo de Triunfo de Tito continúa erguido en Roma pero el Imperio Romano hace mucho mas de un milenio que ha desparecido pero Israel y los judíos estamos aquií para recordar esta muy vieja historia de nuestro pasado.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *