Radio SEFARAD de España . Prof. Alicia Benmergui

Sefarad: exilio y clandestinidad (23° parte):

El Problema de los Conversos

http://www.radiosefarad.com/tag/alicia-benmergui/

CLIC EN LA FOTO

 

http://www.radiosefarad.com/wp-content/uploads/2017/11/171122milim.mp3

MILÍM: LA HISTORIA DE LAS DIÁSPORAS, CON ALICIA BENMERGUI – El historiador Antonio Domínguez Ortiz nos cuenta que “la existencia de los conversos, más aún que la de los propios judíos, envenenó la vida española durante siglos y constituye uno de los rasgos más significativos de nuestra historia durante toda la Edad Moderna: exactamente desde fines del XIV y comienzos del XIX”. Las conversiones forzadas comenzaron en junio de 1391, con el asalto y destrucción de la judería de Sevilla, seguida con la muerte o las conversiones forzadas de los judíos que allí se encontraban. Estos ataques se propagaron muy rápidamente por toda Andalucía, y Cataluña, las juderías de Valencia, Barcelona, Gerona y Lérida así como en Mallorca fueron atacadas con toda crueldad. Esto provocó una gran disminución de la población judía., gracias a las conversiones en masa. También las dificultades que se abatieron sobre los judíos para desarrollar su subsistencia determinaron que una numerosa población de cristianos nuevos, con la obtención de todos los derechos, se introdujera en territorios antiguamente vedados para ellos por su condición de judíos.

 Algunos de los puestos más codiciados y requeridos se hallaban en los altos cargos y en los órdenes eclesiásticos: ciertamente eran los más seguros ante la amenaza siempre presente de la Inquisición. Y esto determinó un nuevo drama para aquellos judíos que habían abandonado su condición. El problema converso provocó una profunda envidia y resentimiento hacia estos cristianos nuevos que habían ascendido rápidamente en la posición social y en su condición económica. Otro grave problema había surgido, muy visible en el relato escrito del cura Andrés Bernáldez sobre lo que había sucedido en Sevilla. “Muy gran riqueza y vanagloria de muchos sabios y doctos e obispos e canónicos e frailes e abades e sabios contadores e secretarios e factores de reyes e de grandes señores… todos vivían de oficios holgados y en comprar y vender no tenían conciencia con los cristianos.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *