UN PADRE INVESTIGA LA HISTORIA DE UN GRUPO NAZI DE BOSTON

El padre Charles Gallagher en Copley Square de Boston

Cuando Boston era la “capital” del antisemitismo de Estados Unidos

Podría ser el argumento de una película de James Bond: un oficial de las SS a cargo de la creación de una red de espionaje, un agente de inteligencia británico que crea con gran esfuerzo una red de contraespionaje y un grupo militante católico que vende propaganda nazi.

Padre Charles Gallagher

Pero es una historia real que se desarrolló en Nueva York y Boston entre 1939 y 1945, que duró mucho tiempo después de que Estados Unidos ingresara en la Segunda Guerra Mundial.

“Hay héroes y villanos, sombras de oscuridad y luz, y personas cuyas acciones demuestran la bondad que hay en todos nosotros”, dijo Charles Gallagher hablando acerca de la investigación que llevó a cabo sobre el Frente Cristiano, un grupo con sede en Boston que buscaba fomentar el antisemitismo y sentimiento pro nazi en la comunidad católica irlandesa.

Gallagher es un sacerdote jesuita, profesor asociado de historia en el Boston College y, en el Museo, becario William J. Lowenberg en América, el Holocausto y los judíos.

Padre Charles Coughlin

La respuesta de las comunidades religiosas en los Estados Unidos a la amenaza nazi es tan multifacética como las tradiciones de fe de las que provienen. Los metodistas, unitarios, cuáqueros, menonitas y muchos otros, jugaron papeles activos en los esfuerzos de rescate y ayuda para los judíos. Pero la imagen más completa es mucho menos edulcorada y mucho más matizada.

El Frente Cristiano, por ejemplo, se inspiró en la retórica antisemita que el Padre Charles Coughlin profirió en su transmisión de radio nacional semanal. El líder del grupo en Boston, Francis Moran, se había preparado para convertirse en un sacerdote católico, pero dejó el seminario antes de ser ordenado. El cónsul general alemán en Boston, un oficial de las SS llamado Herbert Scholz, reclutó a Moran para difundir la propaganda nazi por toda Nueva Inglaterra y para convencer a sus compañeros católicos de que los judíos, no los nazis, eran la amenaza a los ideales estadounidenses.

    

Durante la década de 1930 en Yaphank, Nueva York, miembros del partido nazi marchan por la ciudad de Long Island, donde también organizaron un campamento de verano pro-Hitler (dominio público)

“La persecución de los nazis contra judíos y otras minorías es incompatible con el mandamiento cristiano de amar al prójimo”, dijo Gallagher. “Y sin embargo, líderes de la iglesia radical como el Padre Coughlin fueron capaces de influir en un gran número de católicos conduciéndolos hacia el antisemitismo”. ¿Cómo reconciliaron las personas de fe sus creencias con una ideología política de odio?

Durante su beca en el Museo de Jack, Joseph y el Centro Morton Mandel de Estudios Avanzados sobre el Holocausto, Gallagher tuvo acceso a recursos “insuperables”, que van desde los archivos diplomáticos del Vaticano hasta documentos de crímenes de guerra de la ONU, historias orales de personas que reflexionan sobre el antisemitismo en Boston en la década de 1930.

Actualmente está trabajando en un libro tentativamente titulado Los nazis de Copley Square: Una historia del frente cristiano, que rastrea el ascenso y la caída del Frente cristiano y el arresto de varios de sus miembros, quienes fueron acusados ​​de sedición.

Fuente: United States Holocaust  Memorial Museum.30/10/2017

Traducción

ALICIA BENMERGUI

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *