EL HOMBRE QUE FOTOGRAFIÓ EL GROUND CERO

JOEL MEYEROWITZ

El HOMBRE QUE FOTOGRAFIÓ EL GROUND ZERO

El múltiple galardonado Joel Meyerowitz, considera que no es necesario ser judío para ser un gran fotógrafo, pero ayuda.

Es famoso por sus imágenes post-apocalípticas del Ground Zero, lo que había quedado luego del terrible ataque a la Torres Gemelas, acaba de publicar un libro sobre su trabajo. “Casi todos los fotógrafos que conocí eran judíos… tan locos que los judíos, que no usaban ídolos como metáforas religiosas o culturales, estaban haciendo fotografías”, dice, citando a Diane Arbus, Irving Penn, Richard Avedon y Jay Meisel. – “puedes seguir y seguir”.

“Siento que las experiencias que tuve al crecer en Nueva York en los años 1940 y 1950, cuando los judíos finalmente fueron lo suficientemente asimilados como para afirmar sus características, es algo que se ve en el arte de los años 50 y 60”. En la década de 1960, Meyerowitz abandonó la publicidad para dedicar su vida a capturar lo inesperado en las calles de Nueva York: “Mis sensibilidades y mis simpatías, mi posición cultural y moral, fueron formadas a través de una especie de identidad o pasaporte judíos, una manera de ver el mundo y  sus características, cualidades, sentimientos y emociones percibidos por una empatía  judía “, dice.

Más tarde, su enfoque cambió a para dedicarse a fotografiar paisajes llenos de color. Él y su esposa Maggie, una escritora, habían sido los encargados de escribir e ilustrar un libro sobre la Toscana, cuando sucedió el 11 de septiembre.

Sus impactantes imágenes de Nueva York después del ataque se mostraron en la Bienal de Venecia antes de recorrer América. Pasó nueve meses en el sitio, conociendo detectives, bomberos, ingenieros, arquitectos, trabajadores y capataces. Él ha elogiado la “camaradería y sentido de propósito” entre todos los que trabajaban en Ground Zero, y ha dicho que Nueva York, su ciudad natal, nunca volverá a sentir lo mismo.

Cuando Meyerowitz regresó a la Toscana, sintió como volvía conectarse con la cordura. “Realmente fue un antídoto para el dolor, el ruido y el caos de Ground Zero, donde pasé todos los días durante nueve meses”. La pareja posteriormente se mudó a la campiña toscana. “Lo que descubrimos fue una verdadera cualidad terrenal y nutritiva para la vida en la Toscana, a pesar de que el resto del mundo está siendo desafiado por el terrorismo. “Todavía estaban haciendo lo mismo que habían hecho durante 2.000 años: cuidando los campos, manejando su ganado, cultivando vegetales… nos dio una sensación de continuidad… una sensación de que hay bondad en el mundo”. A los 80 años, Meyerowitz ha encontrado una nueva dirección inesperada: el maestro de la fotografía callejera de rápido movimiento ahora está absorto en la naturaleza muerta, capturando objetos que no se mueven del todo.

“En un verano abrasador cuando no podías salir a la mitad del día, estábamos en esta maravillosa y fresca granja donde tenía un estudio con una claraboya en el techo. Empecé a empujar objetos para ver si su calidad, su espíritu, podía extraerse de ellos: cosas de interés más que objetos de belleza “.Es una preocupación que viene con la edad, piensa: “Tal vez haya una razón por la que los artistas más antiguos a menudo hacen pinturas sobre las estaciones o cráneos; la historia nos ha demostrado que todas las cosas llegan a su fin. Por muy maduros y jugosos que sean, todos se deshidratan, secan y se evaporan.

“Ahora estoy menos interesado en salir a la calle porque francamente lo he visto toda en mi vida y lo he trabajado durante 50 años. Estoy más contento de sentarme y manejar estos objetos inanimados. “Se puede decir con una perspectiva judía que estoy mirando por última vez; absorbiendo la belleza de la naturaleza cotidiana, el cambio de las estaciones, mi relación con estos objetos y las formas de hacerlos bailar para mí. Confié en mis instintos, que deben haber sido despertados  desde adentro y tal vez mis kishkes me estén proponiendo algo”.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *