EMOTIVO HOMENAJE DEL MACABI TEL AVIV DE JORDI A JOHAN CRUYFF

Por SAL EMERGUI TEL AVIV   4/04/2006

Hace menos de un mes, Tel Aviv pudo disfrutar por última vez de Johan Cruyff.

El destino quiso que viera su último partido en directo en el Estadio Bloomfield. El Maccabi de su hijo Jordi venció al Hapoel Kfar Saba. En un increíble guiño del destino, el campeón israelí ganó con un resultado de mucho simbolismo para el holandés: 5-0.

Aún bajo el recuerdo de su presencia, Tel Aviv ha homenajeado al “14” de la historia del fútbol. Los aplausos, camisetas, flores, retratos y gigantesca pancarta en Bloomfield en recuerdo a Cruyff tienen dos motivos. Por un lado, universal al compartir la tristeza por su muerte y el reconocimiento mundial hacia una de las figuras más grandes del balón. Por otro, local debido a la especial relación de la familia Cruyff con el Maccabi, Israel y el pueblo judío.

Los 11.982 aficionados que anoche se dieron cita en el partido de la liga israelí frente al Hapoel Raanana (3-0) honraron la memoria de Cruyff y corearon el nombre de Jordi, su director técnico desde hace cuatro años. Desde su llegada y con entrenadores como Óscar García, Paolo Sousa, Pako Ayestarán o Slavisa Jokanovic, el equipo israelí ha roto una sequía de diez años logrando tres ligas consecutivas, una copa y la participación este año en la fase de grupos de la Champions.

En el Maccabi recuerdan con emoción su última visita acompañado por su inseparable Danny. Su última sonrisa a chicos que le conocen en Israel gracias a su Fundación. Su último autógrafo en el campo en el sur de la ciudad donde los mayores le recuerdan liderando la mítica selección holandesa de los 70. Su último abrazo con Jordi en el país que le adoptó y donde desde hace muchos años viven algunos familiares judíos suyos.

“Johan Cruyff fue uno de los grandes jugadores en la historia y el Maccabi le conocía muy bien gracias a Jordi. Perder un padre es terrible. Quisimos ganar y jugar bien para dedicárselo a Jordi y Johan”, afirma el entrenador Peter Bosz llegado hace varios meses del Vitesse en sustitución de Jokanovic (Fulham). El holandés recuerda su última charla: “Hablamos del Maccabi y del fútbol. Es muy triste porque hace menos de un mes estaba aquí. El último partido que vio en directo fue del Maccabi en Tel Aviv”.

Johan Cruyff

Bosz, sus ayudantes y los jugadores depositaron flores en el enorme número 14 desplegado en el césped. “Ha sido muy emocionante”, confiesa Juan Torrijo, el preparador físico español que llegó hace cuatro años y cuya contribución a la “profesionalización” del Maccabi es notable, según la prensa local. “Hace pocas semanas, hablé con Johan. Estaba muy contento por el 5-0 y por el juego. Seguía todo lo que hacía Jordi. Siempre increíblemente positivo y optimista”, comenta Torrijo a MARCA revelando una conversación en Tel Aviv: “Johan decía: tengo cáncer de pulmón y es muy grave pero estoy bajo el tratamiento de los mejores doctores”.

“Johan era una persona muy próxima con todos. Creo que ha disfrutado del futbol hasta el último momento”, concluye Torrijo. Cuando Johan acudía a un entrenamiento en Tel Aviv, los jugadores se acercaban a saludar. Muchos le recordaban como el entrenador del “Dream Team” sabiendo que era una leyenda. Y éstas no suelen aparecer en un campo de entrenamiento israelí.

Johan Cruyff

En un mensaje a la web del club, Jordi agradece el apoyo de los aficionados. “Lamento no poder estar en el partido. Hay muchas actividades que se organizan en recuerdo de mi padre. Pero vosotros entendéis que debo estar un poco más tiempo en casa para apoyar a mi madre y hermanas. Estoy orgulloso y contento de ver vuestras cálidas respuestas, no sólo del mundo del fútbol. Tengo un sentimiento de orgullo por formar parte de la familia del Maccabi”.

La relación va más allá del fútbol o la conexión entre su Ajax de Amsterdam y la comunidad judía. En mayo del 2013, Johan Cruyff visitó el Museo del Holocausto Yad Vashem en Jerusalén para prestar testimonio sobre tres de sus familiares judíos asesinados por los nazis durante la Segunda Guerra Mundial: Judith, Regina y Rozette De Metz. “Se trata de tres cuñadas de una tía materna del ex futbolista que se casó con un judío holandés, Jonas De Metz, y acabaron sus días en un campo de exterminio nazi”, indicó Yad Vashem.

Jordy Cruyff

Un sobrino de Cruyff se convirtió al judaísmo y hoy es rabino.En un acto deportivo con niños de varias religiones y orígenes en Tel Aviv, Cruyff resumía a este periodista su visión sobre su Fundación, deporte y vida: “Ver jugar al fútbol un niño con problemas es algo increíble. El mundo piensa que el fútbol es sólo ocio pero se trata de educación y creación”.

 

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *