ERFURT Y EL TESORO DE SU SINAGOGA

Erfort y su rica historia judía

Vista de la fachada norte de la Sinagoga Vieja.

Erfurt es una preciosa ciudad. Ubicada a lo largo de las orillas del río Gera en el corazón de Alemania, Erfurt cuenta con un centro medieval muy bien conservado, repleto de las torres de las fortalezas y catedrales como en los libros de cuentos. ElKrämerbrücke, o Puente del Comerciante, está lleno de encantadoras casas de madera. La historia relaciona a Erfurt con Martín Lutero, el padre de la Reforma, que estudió y se convirtió en monje en el monasterio agustino de la ciudad.

 Pero Erfurt también tiene una rica historia judía. La parte más reciente de la historia comienza con un fascinante descubrimiento o redescubrimiento. En 1998, los arqueólogos estaban excavando el sótano de una casa en Michaelisstrasse, una encantadora calle medieval en el centro de la ciudad. Los científicos se sorprendieron al descubrir, bajo una pared del sótano, el proverbial tesoro enterrado: unos 28 kilogramos o 60 libras de oro y plata escondidos durante 650 años.

El Tesoro de Erfurt, como se sabe, está compuesto de 3000 monedas de plata, catorce lingotes de plata, y unas 700 obras de orfebrería, como hebillas de cinturón y broches. Quizás la pieza más espectacular es un anillo de oro adornado con la miniatura de una torre gótica, grabada con las letras hebreas Mazel Tov (Buena Suerte)

Durante los tiempos del Sacro Imperio Romano, Erfurt se encontraba en la Via Regia, una ruta crucial para el comercio que atravesaba el  Imperio.  Esto explica por qué Erfurt era una ciudad rica en la Edad Media, y por qué tenía una población judía significativa. Michaelisstrasse, donde se encontró el tesoro, está justo en el centro del antiguo barrio judío de Erfurt. Los investigadores creen que el tesoro probablemente perteneció a un Kalman von Wiehe, un comerciante que vivió en Erfurt a mediados del siglo XIV.

La vieja sinagoga de Erfurt, donde ahora se exhibe el tesoro, tiene una historia similar de re-descubrimiento. La sinagoga es muy vieja, de hecho algunas partes de su estructura son del siglo XI. Pero a lo largo de los siglos, cuando la población judía local declinó, el edificio fue utilizado como un almacén, un arsenal e incluso un salón de baile. Pocas personas recordaron que había sido una sinagoga, por lo que el edificio escapó a la destrucción en la Segunda Guerra Mundial.

La reunificación alemana de 1990 trajo consigo un renovado interés por la historia judía de Alemania, incluida la Sinagoga Vieja. Después de una cuidadosa restauración el edificio fue reabierto en 2009 como un interesante museo.. Hoy en día, la Sinagoga Vieja es literalmente uno de los ejemplos más importantes y mejor conservados de la arquitectura judía en Europa.

Con sus finas ventanas góticas y su elegante rosetón, el edificio es un recordatorio vivo de la obligada simplicidad de muchas sinagogas medievales. En el interior, las exposiciones evocan la variedad y la riqueza de la vida judía en Europa Central. El Tesoro de Erfurt ocupa ahora la planta baja de la Sinagoga Vieja. Es una exhibición sorprendentemente conmovedora de la vida judía, los lingotes y las monedas que comparten el espacio con las copas brillantes del Kidush. La planta baja se centra en la fascinante construcción y arquitectura de la sinagoga misma. La planta superior cuenta con una exhibición de raros y preciosos manuscritos hebreos incluyendo Rollos de la Torah, un libro de oraciones medieval, y la copia más antigua existente de la Tosefta en Europa.

La Sinagoga Vieja evoca la vida de los judíos medievales en maravillosos detalles.  Los visitantes son recibidos e ilustrados con una inolvidable lección sobre la vida y el culto de los judíos. Así es como pueden tener una comprensión más profunda de las relaciones entre los judíos y los cristianos de esta parte de Europa.

La Sinagoga Vieja no es el único sitio judío de Erfurt. Los arqueólogos también han excavado una mikve del siglo XIII, el baño ritual que también puede ser visitado. La Sinagoga de Erfurt y el Centro de la Comunidad Judía, también conocida como la Sinagoga Nueva, testimonian el renacimiento de la presencia  judía en la ciudad.

La trágica historia de los judíos en Alemania es bien conocida. Lo que es menos conocido es que Erfurt es un excelente ejemplo de cómo Alemania está trabajando para preservar y honrar la larga historia de los judíos alemanes. Los sitios judíos de Erfurt, junto con sus muchas calles de un encanto y belleza poco comunes, hacen de esta ciudad, una joya que bien merece una visita.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *