FOSAS ARDEATINAS

Roma es una de las ciudades más hermosas que existen, tiene un pasado tan lejano que recorrerla es atravesar más de dos mil años de historia, según la zona por donde uno camine. Allí en la Roma del Foro, en la Roma renacentista, en el Largo Argentina, llamada así  en honor de la Argentina, donde entre otras cosas se halla el teatro donde se estrenaron las óperas de Verdi.
Allí en la Roma de todos los siglos y de los mas de dos milenios, está la Roma del antiguo gueto judío, que atestigua una presencia continuada desde el siglo II antes de nuestra era, y al que se entra atravesando la columnata del Portico d’Ottavia, los restos del palacio que el emperador Augusto regaló a su hermana Octavia. Allí en esa conmovedora- por lo antigua – presencia se halla la hermosa sinagoga que tiene en su puerta los homenajes a los judíos muertos por Italia en la Gran Guerra, el homenaje y recuerdo a los asesinados en la Shoá y los nombres de los judíos que fueron cruelmente exterminados en las Fosas Ardeatinas.

Justamente porque Roma es una ciudad tan vieja, no pudo eludir los testimonios de una de las peores tragedias que asolaron Europa. La Alemania nazi ocupó Roma en septiembre de 1943, con la caída del régimen de Mussolini y allí la muerte y el sufrimiento se abatieron sobre los romanos, especialmente sobre los antifascistas, opositores al régimen de todas las denominaciones y por supuesto sobre los judíos del antiguo gueto.   

El 26 de septiembre los dirigentes de la comunidad judía de Roma fueron llamados a la embajada alemana de Roma. Allí, el oficial supremo de las SS, Kappler le exigió la entrega de 50 kilos de oro en 36 horas, a cambio de la vida de los jefes de 200 familias judías romanas. 


Kappler en 1948-Tribunales de Justicia

Los judíos, la mayoría de ellos gente modesta, entregaron todo el oro que tenían, también recibieron contribuciones de los no judíos. No obstante la noche del 15 de octubre fueron llevados por las SS, 1.022 judíos romanos. Un testimonio de Kappler, afirmó que la población antisemita no participó de estos hechos, pero que en cambio había un gran grupo de gente que trataba de ayudar a escapar a los prisioneros de los nazis en el momento de su arresto. Dos días después fueron cargados sobre un tren compuesto de 18 vagones de ganado que salió de la estación Roma Tiburtina y llegó a Auschwitz el 22 de octubre. De todos los deportados volvieron solo quince, entre los cuales solo había una mujer y ningún niño. Esta mujer se llamaba Settimia Spizzichino.

ATENTADO DE VIA RASELLA

Llegar a las Fosas Ardeatinas desde la lejana Latinoamérica, es descubrir la otra Roma, la de la ocupación nazi, la que nos anuncia con sus carteles recordatorios y con sus coronas conmemorativas el padecimiento de su población y el drama de sus judíos.

En una antigua cueva se halla un enorme ámbito sepulcral que contiene 335 tumbas, perfectamente alineadas en una semipenumbra, ellas evocan el drama padecido por 335 personas, dos de los cuales eran casi niños.

Integrantes de todas las clases sociales, representantes de todos los oficios de los cuales 75 de ellos eran judíos, “los judíos eran menos de la mitad del 1% de la población de Roma; pero son 50% de los nacidos en Roma que mataron en las Fosas Ardeatinas”. Todos ellos fueron asesinados por un acto de represalia, cometido por la ocupación nazi que eligió 10 personas por cada muerto en el atentado realizado por los partisanos en Vía Rasella el 23 de marzo de 1944. El anuncio de la represalia fue hecho público posteriormente al asesinato cometido en las Fosas Ardeatinas.

Los partisanos habían atacado a la compañía 11ª del 3º batallón del regimiento de las “SS Polizei Bozen”, el ataque fue hecho con una carga explosiva. Eran 156 hombres que pasaron por ese lugar. Todos ellos eran voluntarios que habían jurado por Hitler y los estaban adiestrando para luchar contra los partisanos. El batallón dependía del comando de las SS en Italia y de Kappleren Roma. Hubo 33 muertos.

Los partisanos habían programado otro atentado al cuerpo de guardia de la calle Tasso, donde se hallaba el cuartel general de la Gestapo para liberar a los prisioneros, pero finalmente se decidieron por el de vía Rasella.


Carrito de limpieza donde fue colocada
la carga explosiva en via Rasella

LA MASACRE DE LAS FOSAS ARDEATINAS

Inmediatamente, ese mismo 23 de marzo, los alemanes y los fascistas realizaron arrestos en masa, se llevaron a la gente de las fábricas, se sacaron presos políticos de las cárceles, eligieron diez representantes de cada sector que componía la sociedad romana, obreros, aristócratas, intelectuales, políticos, militares, policías, etc. incluyeron un cura y dos niños, se equivocaron y asesinaron cinco personas más que las que fijaba el número establecido por la represalia.

Fueron llevadas 270 personas de la prisión de la Gestapo, en la Vía Tasso, muchas de ellas apenas podían sostenerse en pie, por las terribles torturas a las que habían sido sometidas, el método habitual ejercido por la Gestapo. El 24 de marzo de 1944, a las 14 hs. de la tarde fueron llevados a la cuevas en la via Ardeatina, los empujaron en grupos de a cinco hacia el fondo de las galerías, iluminadas por antorchas, allí los obligaban a arrodillarse cabeza abajo, con la nuca hacia sus verdugos donde les dispararon, matándolos con un tiro de pistola.

También Kappler (jefe de la Gestapo en Roma)y Erich Priebke realizaron algunas ejecuciones personalmente. Los cadáveres eran echados a un lado y apilados. Cuando todo terminó, hicieron explotar una carga de dinamita para ocultarlos debajo de toneladas de escombros, el agua de la lluvia terminó haciendo mucho más sólido el montón de roca que los cubrió. Cuando los aliados llegaron, se excavó allí y se encontraron los cuerpos que la ignominia nazi trató de ocultar bajo los restos de las antiguas cuevas que los cubrió.

Sin embargo uno de los asesinos y de los peores verdugos tuvo la oportunidad de huir y vivir serena y dichosamente gran parte del resto de su vida en la Argentina, nuestro país.


Victimas: Cadáver hallado en el lugar de la masacre


Victimas alineadas: Victimas alineadas para ser transportadas al lugar de la ejecución


Placa conmemorativa en una plaza de Roma


Detención de ciudadanos


ERICH PRIEBKE

Nacido en 1913 en Alemania, a los 20 años se afilia al partido nazi. En 1936 es intérprete y traductor de la policía política que luego es integrada a las SS. En 1941 es trasladado a Roma. Es uno de los más feroces verdugos de la via Tasso, la sede general de la Gestapo en Roma. “Luigi Solinas, del centro de informaciones militares es colgado de un poste de hierro y cubierto de puñetazos, patadas, latigazos: entró un oficial de los SS: el capitán Priebke. . . que lo miró torvo. . . profirió una serie de insultos vulgares contra la víctima, luego lo escupió en la cara. Cuando el detenido responde a la amenaza de Priebke de hacerlo fusilar, afirmando que se cumpla la voluntad divina, el verdugo le contestó que allí la única voluntad que se cumplía era la de los alemanes”.

Priebke tenía fama de ser un eficiente torturador que con medios físicos y químicos lograba hacer hablar a las víctimas. “Me ataron con las manos a la manija de la puerta de la oficina; Priebke siguió pegándome, me rompió la nariz, todavía llevo la marca. Estaba siempre presente y me golpeaba. Cuando me desmayaba me golpeaba el pecho con la bota diciéndome:“Habla”. A mucha gente que se la citaba como fusilada en realidad lo que se descubrió posteriormente es que había muerto por la torturas infligidas en el cuartel general de la Gestapo en vía Tasso.

Priebke había afirmado que era policía y no un militar. Aun cuando desarrollaban misiones militares, las SS no formaban parte del ejército regular, sino que eran una milicia voluntaria de un partido que actuaba fuera de cualquier legalidad que no fuese la obediencia directa a Hitler por lo que no le correspondía un tribunal militar. Pero no solo fue un torturador, cometió asesinatos cuando disparó sobre algunas de las víctimas en las Fosas Ardeatinas.


Priebke. En Italia, en el Juzgado

También está acusado de haber sido el responsable de las deportaciones de millares de judíos italianos hacia los campos de exterminio alemanes y de la deportación de detenidos políticos.
Cuando termina la guerra es hecho prisionero pero escapa varias veces. Huye gracias a la vía“Vaticana” hacia la Argentina con un pasaporte de la Cruz Roja y con nombre falso. Llega aquí en 1948. Trabajó de camarero en Buenos Aires hasta que en 1954 se mudó a Bariloche donde primero trabajó en un hotel y luego abrió una fiambrería. Llevó allí una vida tranquila, próspera y honorable, donde desempeñó un papel de gran relevancia local y como representante y vínculo entre la Argentina y Alemania.

Tan impune se sintió que viajó a Italia en dos oportunidades, una en 1978 y otra en 1980. Una testigo lo vio, en julio y agosto, “en 1980 caminando por vía Rasilla a las dos de la tarde y sentado en el lugar donde había ocurrido el atentado”.

En 1988 el tribunal militar de Roma sabe que reside en Bariloche pero archiva sus acciones contra él por ausencia. Sin embargo por una vez el destino no le favorece, el gobierno de Berlusconi  necesita tomar distancia de su imagen fascista y se pide su extradición. Por otra parte los atentados contra la Embajada de Israel y la Amia en la Argentina han dañado gravemente la imagen del presidente Menem en el contexto internacional, por lo que  Priebke es rápidamente extraditado en 1994. Allí fue juzgado y condenado a prisión.

Pero hace cosa de un mes, un juez compadecido de su avanzada edad le ha otorgado, a los 93 años, la autorización para salir de la prisión para ir a trabajar.

LA JUSTICIA

Gracias al empeño y a la lucha  de todos aquellos que comprenden que el dolor y la muerte solo pueden ser reivindicados por la justicia, ese permiso y esa burla infligida a la condición humana han sido revocados y el preso volvió a la prisión. El no les concedió a sus víctimas el elemental derecho a la vida.

Contrariamente a lo que creen algunos, ni la vejez ni la muerte pueden atenuar la responsabilidad de actos contra la humanidad llevados a cabo por algunos hombres. La vejez es el producto de toda una vida, la de Priebke recibe el castigo ejemplar que debieron tener todos los que como él, tomaron las vidas de sus víctimas condenándolos al más cruel de los destinos.

Las citas de este artículo son debidas al historiador Alessandro Portelli y a su libro La Orden ya fue Ejecutada.

En el prólogo a la edición en español él escribió estas palabras a las que también adherimos por nuestra parte:

Cuando Giulia Spizzichino, cuya familia fue exterminada en las Fosas Ardeatinas y en Auschwitz, viajó a la Argentina para disertar, se encontró allí con las Madres de Plaza de Mayo.

Eran dos historias paralelas y dos luchas comunes: nunca más rige tanto para las víctimas de la dictadura en la Argentina como para las víctimas de las Fosas Ardeatinas y de las infinitas matanzas nazis en Italia y también para la Shoá (Giulia Spizzichino llegó a la Argentina poco después del atentado en el centro de cultura judía de Buenos Aires).
Para todas esas historias no hay punto final: la reivindicación de justicia y de verdad no sirve para clausurar la memoria sino para mantenerla abierta.” 

*Reportaje a Carlos Echeverria
Por Alicia Benmergui


Carlos Echeverria
– Director de la película “Pacto de Silencio”
(La historia  de Priebke)

Carlos: hace algun tiempo vi tu película “Pacto de Silencio” y me pareció muy valiosa e interesante, tanto por el nivel de información que brinda como el enfoque que le diste. Pienso que es necesario verla una segunda vez para poder asimilar una información tan apretada sobre las actividades del nazismo Argentino y el papel cumplido por la ciudad de Bariloche en toda esta historia.

-De acuerdo a la película fuiste alumno de esa escuela alemana dirigida por Priebke. Te quedó algun recuerdo en especial sobre como fueron esos años de tu infancia en esa escuela? Hubo alguna cuestión de racismo o discriminación que un chico pudiera percibir? O algún hecho que hiciera a esta escuela diferente de las demás?

Fui a la escuela alemana de Bariloche, pero cuando aún Priebke no habia llegado a encabezar la Asociación “Germano-Argentina” que la fundó. Priebke seria entonces uno de los miembros de la comisión directiva. En aquel entonces era una escuela primaria de un solo curso por año.

Casi todos, padres y alumnos se conocian entre sí.

Expresiones y conductas discriminatorias se manifestaban con muchísima sutileza. Tal es así que algunos chicos pudimos advertirlas y otros no. Hubo chicos que no percibieron nada y otros vivieron la discriminación como parte de los conceptos de su familia.

Como dijo uno de mis entrevistados: había códigos hacia fuera y los había hacia adentro, hacia el centro de esa nosfera.

Proyectada la película en Bariloche, me han llegado testimonios muy llamativos respecto a conductas discriminatorias que yo no conocía y que Subrayaron las sutilezas que yo vuelco en la película.

-¿ Cual fue la razón por la que elegiste el tema de la Colectividad Alemana de   Bariloche y su profunda relación con Erich Priebke?

Decidí tratar el tema porque veía que pasaba el tiempo y no se trataba, y porque me fui dando cuenta que yo tenia algo para aportar desde lo que conocía e intuía. Yo no diría que Priebke tenia una profunda relación, sino que formaba parte de la comunidad alemana de la ciudad. De todas maneras el criminal no era el punto central para lo me interesaba abordar, sino un móvil que surgió a partir de lo grotesco de su estadía en Bariloche, luego de haber pertenecido (sin dejar de haber pertenecido, agregaría informalmente yo) a las SS alemanas durante el tercer Reich. En todo caso la también sutil defensa, compasión, adopción de su figura por parte de muchos de mis conciudadanos de Bariloche, tras conocer los antecedentes del personaje, fueron otra señal de alarma, otro detonante y uno de los motores de este trabajo.

– Antes de centrarte en la persona de Priebke, ¿conocías los hechos sucedidos en Italia, la historia del atentado en la Vía Rasella y el terrible drama de las Fosas Ardeatinas?

Lamentablemente conocía muy poco. No contaba con más datos que me hubieran permitido avanzar en mi trabajo mucho antes. De hecho en un determinado momento hubiera podido haber entrevistado al personaje pero no lo hice por no contar con suficiente información.

De todas maneras para comenzar con otros aspectos del trabajo, me alcanzaba con saber, como supe entonces, que el Presidente de la Asociación que conducía el Colegio, (en los 90 un importante colegio secundario con gran cantidad de alumnos), había pertenecido a las SS y a la GESTAPO.  Quienes lo votaban año tras año como Presidente debían saberlo (y lo sabïan)  y eso constituía una asombrosa declaración política por parte de la Asociación y sus reponsables. Ese fue uno del los puntapiés iniciales para la idea de este trabajo.

– Al finalizar la película se la dedicás a los partisanos italianos,¿ podés contarme por que?

Los Partisanos que, pertenecían a diversas corrientes políticas Italianas, desde comunistas hasta liberales, lucharon unidos por la liberación de su País, de la opresión nazi y fascista. Se entregaron a esa lucha sin saber si sobrevivirían, por la desigual relación de fuerzas y frente al terror impuesto por los nazis; cuya impunidad y soberbia los llevó a tomar como propia una ciudad milenaria como Roma.

Algunos Partisanos me han dicho que en aquellos dias no pensaban en riesgos, a lo sumo imaginaban que frase gritar (por ejemplo “viva l’Italia” o “morte al fascismo”) frente a un posible pelotón de fusilamiento aleman.

Conociendolos, y su historia, pensé que de haber vivido la época, yo habría sido uno de ellos.

– ¿¡Pensás que es necesario filmar este tipo de historias por que de algún modo cumplen con la función pedagógica de recordar el pasado próximo y sobre los peligros que existen en nazi fascismo? Creés que hay una intención de dejar este tipo de historias en el olvido por parte de alguna gente?

Estoy de acuerdo en que este tipo de trabajos, contribuyen a reflexionar sobre hechos ocurridos en la historia del siglo XX, sobre lo nefasto del facismo y de sus peligros en el presente y en el futuro y también para trabajar sobre el fascismo en nuestra cultura que, es en definitiva el verdadero peligro, que en sus diversas formas, cobre vida con las peores consecuencias.

¿Haber hecho este film, te trajo problemas con alguna gente de Bariloche, hubo quienes se sintieron ofendidos o afectados?

Me enteré por terceros que hubo algunas personas de Bariloche que se sintieron ofendidas por fragmentos de la película. Justamente aquellos fragmentos ligados a la primera de tus preguntas: la de la sutil discriminación. Bueno, algunos de los que no advirtieron nada de los que yo sí advertí y señalé en la película, se sintieron ofendidos. Lo llamativo es que esos fragmentos están al principio del filme y forman parte de un breve marco descriptivo…en ese momento faltan aún dos horas de película que constituyen una humilde ayuda para entender en todo caso las raíces de la discriminación.

De todas maneras, no me hicieron llegar su enojo ni lo han manifestado públicamente. En general, aún de parte de los que no concuerdan con la película, recibí muestras de respeto. Por último, también a partir de terceros, me llegaron manifestaciones de una realidad siempre presente, cuando algunos comerciantes ligados al turismo le preguntaron a aquellos que me conocían de muy chico, “¿de que parte de su familia resulta ser judío Carlos?”, buscando una explicación, dentro de la lógica fascista y antisemita, a los documentos de la película.

– ¿Que te dicen los sobrevivientes cuando te conocen, luego haber visto tu peli?

No he tenido la oportunidad aún, de encontrarme con sobrevivientes de campos de concentración tras una proyección.

El cine, especialmente el de tipo documental es uno de los instrumentos más notables para trabajar con la historia,¿ lo  crees así,? Tenés algún otro proyecto de ese carácter?

Pienso que llego al documental por una vocación ligada a la historia desde muy chico. El documental que, articula el presente con la historia, permite, activa, el necesario debate del espectador con la historia; ese es quizás lo más rico del documental como instrumento.

– Quiero agradecerte por este film excelente, me parece que es hacer historia desde otro lugar, extremadamente valioso porque puede llegar a mucha mayor cantidad de público, tal vez a gente que no lee, y que este es otro medio de difundir conocimiento, sobre hechos del pasado que es imprescindible conocer.

Alicia Benmergui

One comment

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *