Historia de los Judíos de Letonia

La Reconstrucción de una Comunidad destruída

Museo de Latvia - Letonia

Museo de Latvia – Letonia

Los primeros judíos parecen haber llegado a Letonia por primera vez en el siglo XIV, cuando Letonia era gobernada por los Caballeros de la Orden de Livonia, pero decretos especiales les prohibieron a los judíos establecerse ahí por más de 200 años.

Los primeros asentamientos judíos aparecieron en el mapa de Kurzeme (Curlandia) a finales del siglo XVI. La primera comunidad judía se formó en 1571 en Piltene, donde se les permitió a los judíos comprar propiedades y construir viviendas y casas de oración. En el siglo XIX, unos 23.000 judíos vivían en Curlandia.

Los primeros judíos llegaron a Latgale, de Ucrania occidental y Bielorrusia en la mitad del siglo XVII. La comunidad judía de Riga comenzó a formarse a finales del siglo XVIII.  La contribución positiva de la comunidad judía al rápido desarrollo de la industria y el comercio de Letonia en el siglo XIX no puede ser sobreestimada. Las fábricas de carpintería más grandes, la mayoría de la madera y el grano de comercio, grandes molinos de lino, las empresas de exportación de lino y de negocios de la destilería, se concentraron en manos de los hombres de negocios judíos. La comunidad judía poseía 10 bancos en Riga.

Museo de Latvia – Interior

Museo de Latvia – Interior

Después de 1881, una ola de antisemitismo se expandió por el Imperio Ruso. De acuerdo a las nuevas leyes, los judíos que vivían en Riga, Mitau, y Libau, cuyo comercio real era diferente al registrado oficialmente, fueron obligados a trasladarse de nuevo a la Zona de Residencia, territorio donde estaban obligados a vivir.. Los judíos tenían prohibido trabajar en las organizaciones gubernamentales y tenían restringido el acceso a la educación universitaria. El antisemitismo estaba bastante extendido en la sociedad letona. Hubo diferentes reacciones a estos cambios negativos. Muchos judíos emigraron, principalmente a los EE.UU., Gran Bretaña y Sudáfrica. Algunos de ellos se unieron a varios grupos políticos socialistas. Fueron fundados varias agrupaciones sionistas.

La Primera Guerra Mundial tuvo un impacto catastrófico sobre los judíos de Letonia. De acuerdo a las órdenes del mando militar ruso, decenas de miles de judíos fueron deportados a provincias del interior del Imperio Ruso en 1915, bajo la sospecha de espionaje a favor de Alemania. Unos 75.000 judíos se convirtieron en refugiados. La mayoría de ellos se establecieron en Rusia. Menos de la mitad de ellos regresó a su tierra natal después de la guerra.

Sinagoga de Riga

Sinagoga de Riga

La independencia  de la República de Letonia fue proclamada el 18 de noviembre de 1918. Más de un millar de soldados y oficiales judíos lucharon por la independencia de su país de origen entre 1918-1920. En la Letonia independiente se les garantizaba a todas las minorías étnicas la igualdad de derechos políticos y la autonomía cultural. Los ciudadanos judíos del país recién independizado fueron muy activos políticamente, y el espectro de partidos políticos judíos era bastante amplio. Durante varios años entre 1922 y 1934, entre tres y seis  miembros judíos de los partidos políticos fueron elegidos para el Saeima (Parlamento de Letonia). Varios ayuntamientos estaban integrados por judíos que habían sido votados.

El Departamento de gestión de las escuelas judías se abrió en el Ministerio de Educación. La contribución de la comunidad judía a la cultura de Letonia no tiene precio. La Academia de la Música Folk judía funcionó en Riga, en la década de 1920. Durante las décadas de 1920 y 1930, existían dos grupos de teatro judíos. Muchos conocidos músicos letones eran de origen judío. A pesar del hecho de que la comunidad judía de Letonia llevaba una vida secular, la observancia religiosa también fue muy activa. Había unas 200 comunidades religiosas judías en el país.

Los judíos de Letonia tuvieron un papel crucial en la formación y el desarrollo del sistema financiero del Estado. Durante la década de 1930, casi la mitad de los judíos letones trabajó en el comercio minorista y las ventas, alrededor de un tercio en la industria, un número significativo trabajó como profesionales de la medicina y autónomos y otros en la industria del transporte.

Cuando Karlis Ulmanis llegó al poder el 15 de mayo de 1934, todos los partidos políticos y las organizaciones públicas, incluyendo los judíos, fueron disueltos. La actividad económica de los judíos fue restringida. Esta política dio lugar a la retirada de las inversiones judías y la emigración de los hombres de negocios judíos y profesionales. Al mismo tiempo, llegaron varios miles de judíos huyendo de los nazis en Europa.  A fines  de la década de 1930, vivían cerca de 93.000 judíos Letonia. Casi la mitad de ellos, 43.000 personas, residía en Riga.

Letonia cayó bajo el dominio soviético en 1940. Todos los bancos, plantas industriales y comercios al por menor, incluidos los de propiedad judía, fueron nacionalizados. Entre los 15.000 ciudadanos letones deportados a Siberia el 14 de junio de 1941, alrededor de 2.000 eran judíos. Las tropas nazis ocuparon Letonia a principios de julio de 1941. Hay más de 200 sitios en Letonia donde se llevaron a cabo las ejecuciones en masa de judíos durante la Segunda Guerra Mundial. Más de 70.000 Judíos de Letonia, así como judíos deportados de Alemania, Austria, Checoslovaquia, Hungría y otros países europeos fueron exterminados aquí.

Solamente 14.000 miembros de la comunidad judía de Letonia sobrevivieron a la Segunda Guerra Mundial. Judíos de otras regiones de la Unión Soviética fueron reubicados en la posguerra en Letonia y en 1959, su población judía aumentó a más de 36.000 personas. Letonia se convirtió en uno de los centros sionistas, y de los movimientos nacionales judíos disidentes en la Unión Soviética.

Activistas judíos lucharon por el derecho a emigrar a Israel y el derecho de honrar públicamente la memoria de las víctimas del Holocausto. Muchos activistas fueron detenidos por la edición de libros, periódicos y revistas judíos y por enseñar hebreo e historia judía, que eran todos consideradas actividades ilegales bajo el dominio soviético.

Más de un tercio de los judíos de Letonia emigraron a Israel, los EE.UU. y Europa Occidental en la década de 1970. La vida judía en Letonia revivió durante la década de 1980, cuando los sistemas sociales y políticos de la URSS se hicieron más liberales. Varias comunidades judías se establecieron en Riga, Daugavpils, Liepaja, Rezekne, Jurmala, Ventspils, Jekabpils, Ludza y Jelgava.

El Consejo de Comunidades Judías de Letonia fue fundado en 2003 y unifica 13 comunidades de 9 ciudades de Letonia

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *