LOS JUDÍOS DE IQUITOS

COMUNIDAD JUDÍA DEL AMAZONAS

milim239-07A pesar de que cada vez  más disminuye la población de la comunidad judía del Amazonas, pese al éxodo, mantiene su fe religiosa.

El aluvión repentino de un aguacero tropical sobre un techo de chapa casi ahoga las voces de la pequeña congregación, antes de que levantan sus cantos y el sonido de oraciones hebreas se eleven por encima del coro de los insectos, el zumbido de los ventiladores eléctricos – y la lluvia incesante.

En una húmeda noche del viernes, los últimos judíos de Iquitos se reúnen en la trastienda de una tienda de colchones para rezar en un lenguaje que solo algunos de ellos pueden comprender.

Iquitos –  la ciudad más grande del mundo a la que no se puede llegar por carretera – es el hogar de una de las últimas comunidades judías en la cuenca del Amazonas, pero eso no continuará  por mucho más tiempo: un éxodo moderno hacia Israel ha determinado la caída de más de un 80 % dela población judía de la ciudad en la última década.

“La comunidad puede morir”, dijo Jorge Abramovitz, el dueño de la tienda que alberga la única sinagoga de la ciudad. “Debido a que la mayoría dejó Iquitos. Y no vuelven”.

Los primeros judíos de la ciudad llegaron a Perú desde Marruecos, parte de un flujo de inmigrantes procedentes de Europa, Oriente Medio y Asia que siguieron a la fiebre del caucho del siglo XIX con la esperanza de hacer fortuna en la selva tropical.

milim239-08En ese momento, la economía de Iquitos estaba en auge: la voraz demanda mundial de caucho transformó rápidamente un pueblo remoto en una próspera ciudad industrial llena de mansiones adornadas con azulejos de cerámica pintados a mano en Portugal. Barcas y barcazas fueron cargados en los puertos de la ciudad, y enviados por el Amazonas hasta el Atlántico y Europa.

La comunidad judía aumentó su número cuando a principios del Siglo XX el creciente antisemitismo en Europa Oriental impulsó la emigración de los judíos ashkenazim al Nuevo Mundo. Entre ellos estaba el padre de Abramovitz, que emigró de Polonia.

Sin embargo, para la década de 1920, las plantaciones en Malasia y Sri Lanka habían deteriorado la producción del caucho en el  Amazonas, y el auge fue a la quiebra.

Muchos inmigrantes se fueron de la ciudad, y a mediados del Siglo XX la capital, Lima se convirtió en el centro de la vida judía peruana. Las comunidades más pequeñas de todo el país se trasladaron a la capital, donde había sinagogas, rabinos y escuelas judías. Iquitos fue la única comunidad fuera de Lima que logró permanecer como tal. “Casi todas las provincias se quedaron sin Judíos”, dijo Abramovitz de esa época. “Fue entonces que la comunidad de Iquitos permaneció aletargada durante algún tiempo.” Luego, en la década de 2000 se produjo un renacimiento.  Con la orientación de Rabinos de América del Sur y del l extranjero, las familias judías que todavía quedaban en la ciudad, muchas de las cuales se habían convertido al catolicismo romano – comenzaron a reavivar la fe de sus antepasados en la trastienda de la tienda de Abramovitz.

milim239-08“Todos los que viven en  la selva tropical, tienen ascendencia judía”, dijo Rivka Abramovitz, esposa de Jorge. “Pero en muchos casos, desconocen sus orígenes.” Según Jorge, la  trastienda se transformó en una sinagoga  en los días de las Altas Fiestas cuando la población judía de la ciudad comenzó a “despertar”. Desde entonces, sin embargo, el mismo florecimiento espiritual que impulsó el resurgimiento de la comunidad está amenazando su futuro. Cientos de judíos de la ciudad han dejado este ciudad amazónica y hacen aliá a Israel Los Abramovitzes estiman que aproximadamente el 80% de la comunidad ha dejado Iquitos, especialmente el grupo de adultos jóvenes adultos, incluyendo los propios hijos y nietos los Abramovitzes ‘. Hoy en día, la comunidad – qué está compuesta por unas cincuenta personas – está integrada por gente o muy mayor o muy joven. Muchos son convertidos, como Carlos Puglisi, que adoptó la religión de su esposa, y es uno de los pocos judíos Iquiqueños que ha regresado a Perú desde Israel. “Necesitamos apoyo para mantener las cosas”, dijo.

milim239-09Estamos encantados de estar aquí, mi esposa y yo y nuestras hijas”, dijo Alberto Pizango Arévalo, que lidera los servicios religiosos semanales,  cuando se le preguntó si alguna vez había pensado en mudarse a Israel.

“Queremos que la comunidad continúe”, dijo Jorge Abramovitz. “O al menos permanezca. No ha sido una comunidad por más de un siglo “.

En muchos sentidos, la historia judía de Iquitos se hace eco de la de la propia ciudad. Las filas de sillas de plástico de color azul en la sinagoga están ahora prácticamente vacías. Los ríos alrededor de Iquitos, una vez llenos de barcazas impresionantes y los buques con destino al Atlántico, están vacíos también.

milim239-10En los servicios de Shabat, la congregación despeja el suelo después de tomar el pan y el vino. Ellos formaron un círculo – los brazos alrededor de los hombros del otro – y cantan Shalom Aleijem, una oración que se canta tradicionalmente después de la celebración del culto de la noche del viernes. . Luego vienen los apretones de manos y abrazos. Un beso en la mejilla. Un apretón del brazo. Un susurro en el oído bajo el rugido de la lluvia: “Shabat Shalom”.

 

5 comments

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *