LOS JUDÍOS DE MARRUECOS Y DEL MEDITERRÁNEO

milim242-22Los judíos de Marruecos y del Mediterráneo

Indagar en la historia de los judíos que vivieron a las orillas del Mediterráneo, en especial en las costas del norte de África y de la península ibérica es encontrarse con una red muy intrincada de viajeros e inmigrantes, determinada por los azares políticos y religiosos.

Tetuán

Tetuán

De acuerdo a las circunstancias, numerosas personas cruzaban el Mediterráneo en una y otra dirección, ya sea rumbo a la Península Ibérica, a Sicilia o Italia, ya sea huyendo de allí para establecerse en las islas que pueblan ese mar, directamente en el Norte de África o a veces hasta en el Medio Oriente, especialmente donde les fuera permitido en la antigua tierra de Israel.  Ese nicho geográfico y cultural conformado por el Mediterráneo dio lugar a una historia de los judíos sefaradíes extremadamente intrincada, donde el peregrinaje de unas costas a las otras, atravesando los mares estableció una forma de existencia trashumante y cosmopolita.

milim242-24De acuerdo al historiador David Corcos en “Studies in the History of the Jews of Moroco” editada en Jerusalem en 1976, los judíos que habitaron en Marruecos desarrollaron un movimiento de flujo y reflujo desde la Península Ibérica hacia el norte de África huyendo de las persecuciones de los visigodos y luego retornando con las tropas musulmanas que desembarcaron en el año 711.

Tánger Sinagoga Nahón

Tánger Sinagoga Nahón

Con la llegada de los almohades, muchos judíos que habitaban en el Al Andaluz se establecen en África del Norte, uniéndose a la población judía ya existente. En las expulsiones de los reinos de Aragón en 1348 y luego la expulsión decretada por los Reyes Católicos en 1492, numerosos judíos se instalarán en África del Norte, y muchos de ellos, los más importantes y capacitados desempeñaron puestos muy importantes al servicio de los reyes de Portugal ya sea como traductores y negociadores. Eran recompensados con favores y concesiones excepcionales para la época y para el trato que se acostumbraba otorgar a los judíos.  Actuaban como embajadores y mediadores entre el reino de Marruecos y los europeos, frecuentemente para el desempeño de sus cargos se instalaban en Portugal, donde entre otras cosas inducían a los Marranos a establecerse en Marruecos para retornar al judaísmo.

Marruecos Tánger

Marruecos Tánger

Marruecos durante el Siglo XVI era un refugio para los critptojudíos que llegaban allí desde la Península Ibérica, de las Islas de Madeira, las Azores, las Islas Canarias, y aun desde las Américas.

 En Tetuán, Fez, Meknés  y Marrakech había centros de reconversión al Judaísmo. Algunos de ellos transfirieron exitosamente sus fortunas mientras que otros llegaban como artesanos especializados, en particular los que eran armeros que obtenían trabajo inmediatamente.  Los Marranos fueron los primeros que introdujeron un nuevo proceso para la extracción de la caña de azúcar y su refinamiento. Estos métodos que inventaron en Marruecos produjeron el azúcar de mejor calidad durante los siglos XVI y XVII.

Los judíos de Marruecos eran de naturaleza emprendedora, por esa razón viajaban a lugares muy lejanos a la búsqueda de mejores oportunidades para sus negocios, tales como la India. También se habían ganado un espacio en la Toscana, en Livorno  y en el noroeste de europeo. Esta actividad estaba relacionada con los cambios políticos que tuvieron lugar en los Países Bajos desde donde se estaba intentando asfixiar económica y políticamente al Imperio Español.

milim242-27

Tanger-Chefchaouen

De acuerdo al historiador Corcos, los gobernantes de Holanda y de Marruecos firmaron, gracias a la intervención del judío Samuel Pallache, el primer acuerdo entre un Estado musulmán y uno cristiano. Los sultanes de Marruecos siempre tuvieron como consejeros y funcionarios a judíos expertos en estos temas, los que a su vez también actuaban como protectores naturales de las masas de judíos pobres, que eran la mayoría.  En la constante trashumancia de estos judíos de origen sefardí, familias de los “Judíos Francos” como eran llamados los de Livorno y Holanda se instalaron en Marruecos. Algunos lo hicieron atraídos por el tráfico de los piratas que operaban desde Safi y Tetuán.  En ese momento, a fines del siglo XVII y principios del XVIII, Tánger, se hallaba bajo el dominio británico, desde 1661 residía allí una pequeña comunidad de judíos francos que se relacionaban con los musulmanes a través de los judíos de Tetuán.

Sepulcro-de-Mulay-Idriss

Sepulcro-de-Mulay-Idriss

Hasta que los ingleses evacuaron Tánger las familias Pariente y Falcón, eran mediadoras muy importantes entre los ingleses y los musulmanes.  Pero estos judíos de Marruecos, los que podían, también se dirigieron desde allí hacia otras regiones como Tierra Santa, Egipto, Turquía, Italia, (especialmente Livorno y Venecia) Amsterdam, Hamburgo, Inglaterra y hacia América, del norte y del sur. Ocasionalmente, en su edad madura y una vez que hubieran hecho fortuna, los emigrantes retornaban a sus comunidades de origen. En Tetuán y más tarde en Mogador esta era una práctica frecuente.

milim242-29Siempre de acuerdo a los datos proporcionados por Corcos, para 1767 la comunidad de Safi logró ponerse a la cabeza del comercio extranjero de Marruecos, mientras que la de Agadir adquirió el monopolio sobre el comercio con el Sahara. Por el contrario la prosperidad de los judíos de Mogador empezó mucho después de la salida de los portugueses, en 1765. Con la creación del nuevo puerto y la ciudad de Essaouira donde los judíos habían sido trasladados para traer prosperidad por orden del sultán Sidi Mohamed ben Abdallah, que la había fundado.  Los moros y cristianos se resistieron a trasladarse allí por lo que el consejero del sultán y embajador en Dinamarca, el judío Samuel Sunbal, el último “sheikh” de la judería marroquí, le aconsejó que invitara a algunas familias judías, entre las más escogidas, para que enviaran a alguno de sus miembros para representarlas en la ciudad. Los privilegios que les otorgarían serían inmensos, y las personas por designar debían tener relaciones comerciales con el extranjero y parientes instalados en Europa.

De los diez escogidos, siete eran descendientes de Megorashim, es decir de origen sefardí, Abraham Sunbal y José Delvante, de Safi; Maimón Corcos y Salem Delmar, de Marrakech; Moisés Aburdaham, de Tetuán; David Peña, de Agadir; Moisés Anahory, de Rabat.

 El desarrollo de la nueva ciudad y de su comunidad fue espectacular, contando con dos mil personas en 1770 y más de seis mil en 1785. El comercio de joyas, fue una de las ocupaciones tradicionales de la comunidad judía de Essaouira o Mogador, que antaño residió en la Mellah, junto a las murallas del noroeste. Atraídos por su dinamismo, afluyeron comerciantes de varios puntos del país y de fuera, de Argelia, Livorno, Amsterdam, etc. A la inversa, también se produjo una emigración hacia Inglaterra principalmente hacia Londres, Manchester, Liverpool, Porthmouth y Newcastle, que se convirtieron en ciudades con una importante población sefardí. Se multiplicaron, en definitiva las relaciones comerciales y en la villa sureña fue penetrando cada vez más la influencia británica. La condición de los judíos mejoró  y otros llegaron del exterior para establecerse en Marruecos. Algunas personalidades judías alentaban la amistad con los Estados Unidos, donde sus parientes habían emigrado y con quienes tenían importantes relaciones comerciales.

 Isaac Cardozo Nunes, un traductor del Sultán en Marrakech, e Isaac Pinto, un marroquí establecido en los Estados Unidos, fueron ampliamente responsables por la firma de un tratado entre Marruecos y Estados Unidos en 1787, donde el congreso norteamericano pagaba a Marruecos por la protección de los barcos norteamericanos que circulaban por el Mediterráneo. Mulay Muhammad introducía a los judíos en todas sus negociaciones con los Estados cristianos.

Los de la comunidad de Tetuán, cuyos miembros incluían algunos ricos mercaderes y quienes como en Mogador, actuaban como cónsules, rehusaron participar en la rebelión del hijo del sultán, Mulay al-Yazid, con un importante préstamo, que él les había solicitado. Cuando llegó al poder, Mulay al-Yazid (1790–92) se tomó una cruel venganza descargando su odio sobre todos ellos. Las terribles epidemias de 1799 y 1818 despoblaron Marruecos e hicieron estragos con las condiciones sociales y económicas existentes. Como consecuencia, algunas de estas familias emigraron a Inglaterra, donde obtuvieron un lugar prominente dentro de la sociedad judía de Londres. Uno de los miembros de la familia Levy-Yuly, Moses, emigró a los Estados Unidos, donde su hijo David Yulee llegó a ser el primer senador de origen judío.

 Esta es solo una parte de la historia de los judíos de Marruecos, las de los más osados y hábiles para realizar grandes negocios, también existe otra.  La de los profesionales, los  artesanos, la gente común, que no fueron tan descollantes e importantes peroque es la historia de la mayor parte de la gente.

Una parte de la historia de los judíos marroquíes se encuentra en la Argentina, y ACILBA (Asociación Comunidad Israelita Latina de Buenos Aires) continúa siendo su principal y único exponente.

milim242-21

Por Prof. Alicia Benmergui 

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *