MIKVEH HALLADA EN EL PALACIO DEL REY HÉRODES EN JORDANIA

TRAS LAS HUELLAS DEL PASADO

 Los arqueólogos han descubierto una mikve de tamaño real en las ruinas de Machaerus, una fortaleza construida por el rey Herodes vasallo de los romanos, enel Mar Muerto.

Maqueta de la Mikve real de Machaerus, construida para el rey Herodes en Jordania.

La fortaleza Machaerus se erigió en una colina prominente a unos 32 kilómetros al suroeste de Madaba. El baño ritual que es la mikve, una piscina de inmersión usados ​​para purificación aparentemente fueron construidos para el uso personal de la familia real de Herodes. El baño es el más grande de su tipo jamás encontrado en Jordania. Cuenta con 12 niveles y una piscina de reserva que contiene agua para llenar la piscina cuando el agua se agotó.

Más allá de sus dimensiones, la arquitectura se parece mucho a los mikvesdescubiertas en Qumran, del otro lado del Mar Muerto, en Israel y que antes fueron consideradas como las únicas en su clase. La mikve de gran tamaño  fue encontrada a tres metros debajo del patio real, donde había estado escondida bajo 2.000 años de polvo y arena. Originalmente había estado cubierta con un techo de piedra abovedada y fue destruido en el año 71 de n.e. cuando la X Legión romana, liderada por Leucilius Bassus, atacó la fortaleza del desierto, que en ese momento estaba protegiendo a los combatientes judíos de la Gran Revuelta Judía (66-73 d.n.e). Los excavadores también descubrieron paredes derrumbadas, cuatro rocas lanzadas por las catapultas romanas y dos tambores de columnas colapsados ​​ masivamente.

Maqueta de la Mikve real de Machaerus, construida para el rey Herodes en Jordania.

La investigación arqueológica de Machaerus fue emprendida por primera vez en 1968 por la American Archaeological Baptist Mission, dirigida por E. Jerry Vardamann. Las excavaciones más recientes, realizadas por un equipo húngaro-jordano dirigido por el Dr. Győző Vörös, han desenterrado paredes macizas intactas del interior de la fortificación occidental, que tienen alrededor de 9,2 metros (30 pies) de altura. Por primera vez desde la antigüedad, fueron descubiertas las dimensiones extraordinarias de la ciudadela de Herodes en el desierto.Los excavadores también encontraron una vasta cisterna subterránea de unos 18 metros de profundidad, que regaba los jardines de la fortaleza del desierto del Mar Muerto y alimentaba los baños de estilo romano. El análisis arqueológico ha demostrado que la cisterna se mantuvo en uso durante todo el período Herodiano. Los excavadores también descubrieron docenas de monedas romanas, así como 47 ostracas escritas en arameo (fragmentos de cerámica rotos con letras arameas).

Restos de las antiguas ruinas.

En realidad, Herodes -conocido como el gran constructor de la antigüedad- no construyó este palacio real en Jordania. Era en realidad de origen asmoneo, y había sido erigido por el rey Alejandro Jannaeus en alrededor de 90 a.n.e, en una meseta altísima conocida como Mukawir, que se eleva 800 metros de altura sobre el árido Mar Muerto.  Lo que hizo Herodes fue renovar y reconstruir la fortaleza construida por Jannaeus.

Machaerus era de fundamental  importancia  para la defensa de Judea, en parte gracias a la vista que tenía de la capital, Jerusalén. Los escritos rabínicos relatan que el humo de las ofrendas de sacrificio podía ser visto levantándose de los altares del templo de Herodes en Jerusalén por todo el camino hasta Machaerus (Mishná 3, Tamid 3.8).

Cualquier ejército que se acercara a Jerusalén desde el este, primero tenia que apoderarse de Machaereus. Las señales de fuego podían ser encendidas en las murallas de la fortaleza, advirtiendo a las otras ciudadelas que estaban siendo invadidas por enemigos. Como escribió Plinio el Viejo: “Machaerus, después de Jerusalén, fue la fortaleza más importante  de Judea” (Historia Naturalis, V. 15, 16). Evidentemente, los romanos consideraban el sitio mejor fortificado que Herodion y Masada. Pero Machaerus era mucho más más que un puesto militar. Al arreglar Machaerus, Herodes  construyó también un palacio con un patio, un baño de estilo romano, un triclinium para las cenas de lujo, y un patio formal con un pequeño jardín real (peristilo) rodeado por los pórticos en cuatro lados. Ahí es donde, según el historiador Josefo Flavio, Salomé bailó para Herodes Antipas.

La “Rampa Romana” de Masad.

Poco antes de la Pascua en el año 32 dic., el rey Herodes realizó una gran celebración para festejar su cumpleaños en Machaerus. Durante las fiestas invitó a su hijastra, la princesa Salomé, a bailar ante su corte. Herodes estaba tan encantado con la actuación de Salomé que le prometió todo lo que le pidió, hasta la mitad de su reino. Aconsejada por su malvada madre, según la historia, Salomé pidió la cabeza de Juan el Bautista. Aunque muy angustiado, Herodes, por sus juramentos y por los que se esperaba de él, ordenó que se la dieran; Y mandó decapitar a Juan en la cárcel. Y su cabeza fue traída en un plato y entregada a la doncella, y la trajo a su madre . “(Mateo 14: 1-11.) Marcos 6: 17-28. Según Josefo, el Bautista fue llevado a Machaerus en cadenas y ejecutado allí (Antigüedades Judías, Libro 18, capítulo 5, par. 2 [Loeb 18.119]).

Machaerus también incluye un ábside semicircular en el centro axial del patio, marcando el lugar del trono del rey Herodes, que más tarde fue pasado a su hijo, el Tetrarca Herodes Antipas (el verdugo del Bautista).Los arqueólogos también han erigido dos antiguas columnas herodianas de orden dórico (3,8 metros de altura) que se alzaban en el patio real del peristilo, donde se dice que Salomé bailó, y otro de orden jónico (4,7 metros de altura)

Machaerus fue destruido en 71 n.e. por la misma legión que capturó Masada de los resistentes judíos, la Décima Legión Romana. En ambos casos se dice que los romanos construyeron una rampa para acceder al lugar, terminando con el asedio,  aunque al menos en el caso de Masada, el tema se halla en estado de debate hasta el día de hoy, sobre lo que realmente ocurrió allí.

La “rampa romana” en Masad

 Algunos estudiosos lo consideran demasiado estrecho y pequeño para haber sido utilizado para romper las paredes gruesas de la fortaleza. De nuevo en ambos casos, el único relato sobre este tema es el de Josefo, él mismo un rebelde judío que terminó uniéndose a los romanos. Josefo escribió que los romanos capturaron a Eleazar, un joven rebelde de una familia importante y distinguida, que había vagado imprudentemente fuera de la puerta de Machaerus. El general romano Lucilius Bassus “ordenó que  Eleazar fuera desnudado y llevado al lugar más expuesto, a la vista de los espectadores de la ciudad y allí  fue cruelmente  azotado”.

Los rebeldes de Machaerus estaban “profundamente afectados por el destino del muchacho”, nos dice Josefo, y “toda la ciudad estalló en tales lloros y lamentos, que no parecían estar justificados por la desgracia de un simple individuo.” Cuando Bassus advirtió esto, hizo erigir una cruz de madera como para preparando la crucifixión de Eleazar. Como Bassus  lo había planeado, esto dio lugar a negociaciones que salvaron la vida de Eleazar y dio a los residentes de Machaerus la autorización “de irse,salvando sus vidas”. En estas circunstancias, la rampa que los romanos estaban construyendo nunca fue terminada y la rampa aún existente que está incompleta, testifica la veracidad esencial del relato de Josefo.

A diferencia de Masada, los rebeldes de la ciudadela de Machaerus sobrevivieron. Pero aparentemente este pacto no se aplicaba a los judíos en la ciudad baja de Machaerus. Algunos judíos intentaron escapar del sitio romano por la noche, pero fueron capturados. Los romanos procedieron a matar a los 1.700 hombres que vivían allí y esclavizaron  a las mujeres y los niños (Josefo, Guerras Judías 7.190-209 (Loeb ed.) Así terminó el asentamiento en Machaerus que, dentro de sus muros, había recibido cinco figuras de los Evangelios: Herodes el Gran Herodes; su hijo, Herodes Antipas; su segunda esposa, Herodías; su hija de un matrimonio anterior, Salomé y Juan el Bautista.

El sitio arqueológico 2.000 años más tarde es históricamente significativo para los cristianos, musulmanes y judíos – y cuenta con un monumento conmemorativo al Profeta Yahya Bin Zakariyya, también conocido como Juan el Bautista.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *