EN HOMENAJE Y RECUERDO DE LA SHOÁ y DEL RAB. ROBERT MARCUS Z”l

El Rabino que salvó chicos de Buchenwald

La increíble historia de Einstein y el rabino ortodoxo que salvó a los chicos de Buchenwald

11 De Abril De 2018

Fuente: Rabina Naomi Levy Read more: https://forward.com/scribe/398552/the-incredible-story-of-einstein-and-the-orthodox-rabbi-who-saved-the-boys/

Chicos del campo de Buchenwald con el Rab. Marcus

El 11 de abril de 1945, las fuerzas de los Estados Unidos liberaron el campo de concentración de Buchenwald. Entre los libertadores había un hombre cuya historia poco conocida puede enseñar a nuestro mundo cómo responder a los cientos de miles de refugiados traumatizados y apátridas de la actualidad. Descubrí a este hombre por accidente. Hace cinco años, tropecé con una descripción conmovedora de nuestra relación con el universo por

parte de Albert Einstein:

Un ser humano es parte del todo, llamado por nosotros “Universo”, una parte limitada en tiempo y espacio. Se experimenta a sí mismo, a sus pensamientos y sentimientos como algo separado del resto, una especie de delirio óptico de su conciencia. El esfuerzo por liberarse de este engaño es el único tema de la verdadera religión… Debajo de las palabras de Einstein, vi una nota entre paréntesis, “una carta a un padre afligido“. Decidida a descubrir a quién estaba escribiendo Einstein, descubrí que el padre anónimo y afligido que buscaba la comprensión espiritual del físico más grande del mundo era en realidad un rabino.

Rab. Marcus y Albert Einstein

El rabino Robert Marcus nació en 1909 en Jersey City, Nueva Jersey. Fue ordenado rabino ortodoxo en 1931. Cuando Estados Unidos entró en la guerra, el rabino Marcus inmediatamente se alistó para convertirse en capellán judío en el ejército del general Patton. Tenía una esposa y dos hijos pequeños, pero no podía quedarse en casa cuando sabía que tenía el deber de consolar a los hombres en la batalla. El rabino Marcus fue capitán de la Ninth Tactical Air Unit y recibió seis estrellas de combate y la Estrella de Bronce. Estaba allí en las playas de Normandía y luego en el sur de Francia y en Alemania, donde consolaba  a los soldados asustados, heridos y moribundos.

El Rab. Marcus con jóvenes del kibutz Buchenwald

Y luego, el 11 de abril de 1945, el rabino Marcus fue uno de los primeros capellanes en ingresar al campo de concentración de Buchenwald y participar en su liberación. Mientras caminaba por Buchenwald, vio la indescriptible inhumanidad. Cadáveres amontonados, el hedor de carne quemada. Mientras se in ternaba más profundamente en este mundo infernal, encontró algo increíble: niños. Los niños fueron los primeros en ser enviados a la muerte en los campos de concentración. Pero sorprendentemente, el rabino Marcus descubrió a 904 niños judíos que habían sido escondidos y salvados por los reclusos del campo. Estaban desnutridos, pero vivos.

Estos jóvenes se convirtieron en la misión personal del Rabino Marcus. Entre ellos se encontraba un niño de dieciséis años llamado Eliezer que parecía más muerto que vivo. El mundo lo conoció como Elie Wiesel. Setenta años después, Elie Wiesel habló conmigo sobre el rabino que fue su salvador. Elie me dijo que estaba asombrado con el rabino Marcus. Él dijo: “Naomi, la distancia de nosotros, los muchachos, al rabino Marcus era como la distancia de la tierra al sol”.

Rabino Capitán Robert Marcus, a la Izq. con soladados judíos en 1944.

Estos huérfanos no tenían un hogar al que regresar. El rabino Marcus se encargó de convertirse en su hogar, con los brazos lo suficientemente amplios y un corazón lo suficientemente grande para abrazarlos a todos. Por supuesto, cuando miraba las bellas caras de estos niños huérfanos, no podía evitar añorar a sus propios hijos en su casa, a quienes extrañaba tan terriblemente. Pero el rabino Marcus se quedó en Buchenwald, comprometido a restaurar la salud de estos niños y encontrarles una nueva vida. Él sostuvo discusiones personales y dirigió servicios religiosos. Quería enseñarles a creer en un nuevo día, a confiar nuevamente, a tener fe nuevamente. Después de varias semanas, el rabino Marcus logró arreglar el paso seguro de cientos de chicos de Buchenwald a Francia.

En la víspera de ese viaje, el Rabino Marcus se puso de pie orgullosamente, sonriendo para una foto debajo de una gran pancarta que había sido creada para los niños en honor a esta feliz ocasión. Decía: “Estamos comenzando una vida nueva y libre“. El rabino Marcus se dio cuenta por su experiencia en Buchenwald de que los sobrevivientes de la guerra y las atrocidades, necesitaban cuidado y protección. Se convirtió en director político del Congreso Judío Mundial y su representante clave ante la ONU. Trabajó día y noche para ofrecer información para el encuadre de las políticas de la ONU sobre los derechos humanos y los pueblos sin Estado. Lo que comenzó como una misión para encontrar hogares para refugiados judíos se convirtió en una campaña para todas las personas apátridas.

En febrero de 1948, el rabino Marcus presentó a la ONU su propuesta de cinco puntos que daría a todas las personas que se convirtieran en apátridas “sin culpa propia” al “cambiar las fronteras nacionales o las migraciones forzadas” derechos civiles y económicos completos en su país de residencia. Bajo la propuesta de “Convención para Terminar con la Apatridia”, del rabino, “la ONU emitiría documentos de identidad y viaje de personas apátridas que deberían ser reconocidos por cualquier país signatario de la ONU”. Lo que el rabino Marcus vio como inmediato y necesario, entonces parece profético ahora. En realidad, el rabino Marcus entendió entonces que estaba luchando no solo por la supervivencia judía, sino por el alma de la humanidad.

En el verano de 1949, el rabino Marcus estaba a bordo de un barco que se dirigía a Francia para pedir una mejor protección para los judíos que quedaban en Europa cuando escuchó la noticia de que sus tres hijos habían contraído la polio. Corrió a casa solo para descubrir que Jay, su amado hijo de once años, su primogénito, había muerto. El rabino Marcus había protegido y cuidado a tantos niños, pero no pudo salvar a su propio hijo. El dolor y la culpa fueron abrumadores. En su agonía, el rabino Marcus se acercó a Albert Einstein en busca de ayuda. Einstein le devolvió su hermosa descripción del universo.

En solo tres oraciones a un afligido padre, Einstein logró pintar un cuadro de una vida universal que existe en el aquí y ahora. Según Einstein, el objetivo final de la religión es ayudarnos a ver y experimentar ese todo más grande del que todos formamos parte. Él creía que tenemos el poder de liberarnos de la ilusión de que somos entidades separadas, cuando en realidad todos estamos entrelazados en una red elaborada e infinita.

Once meses después de recibir su respuesta de Einstein, el 18 de enero de 1951, el rabino Robert S. Marcus murió de un ataque al corazón. Tenía cuarenta y un años. Él merece ser recordado hoy no solo como una ocurrencia posterior anónima bajo la famosa cita de Einstein. El rabino Marcus vivió la verdad de Einstein.

Si estuviera vivo hoy, estoy segura de que nos instaría a vernos en la cara de los refugiados de las guerras y la violencia en África, Medio Oriente y América Central. Pidió a todas las naciones que extiendan su ayuda para que las personas sin hogar y sufrientes del mundo puedan pararse bajo una pancarta que declare “Estamos comenzando una vida nueva y libre”.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *