LA AYUDA DEL JUDAÍSMO NORTEAMERICANO

A LOS JUDÍOS DE PALESTINA EN EL AÑO 1914

La ayuda del judaísmo norteamericano a los judíos de Palestina en 1914

Durante los primeros años del siglo XX la población judía que vivía en Palestina,pasó por grandes sufrimientos.
Grandes y recurrentes plagas de langostas, hambrunas y enfermedades golpearon duramente a la comunidad. Los funcionarios otomanos sospechando de la lealtad de los judíos, torturaron, encarcelaron y expulsaron a los judíos, especialmente a los activistas “Sionistas”.

1915, intentando librarse de las langostas y plagas

Este es la síntesis de un relato de la vida en Palestina durante la Primera Guerra Mundial presentada en el Congreso Sionista Mundial en 1921, organizado por la Organización Sionista de Londres.

“A pesar de todos esfuerzos que se hacían en Palestina para enfrentar la situación, la población judía hubiera sucumbido si no hubiera llegado ayuda financiera de Estados Unidos. Desde el día en que estalló la Primer Guerra Mundial, los judíos de Palestina habían apelado a los Estados Unidos solicitando ayuda. En aquel momento, era el único país donde los judíos por su posición política y financiera eran capaces de socorrerlos En el judaísmo norteamericano por esos últimos años se había desarrollado un profundo interés por la situación de los judíos en Palestina. 
Esa gran ayuda fue brindada por el embajador norteamericano, Henry Morgenthau, quien había visitado Palestina algunos meses antes del estallido de la guerra y había prometido su apoyo al director de la oficina de Palestina, Dr. Ruppin.

Jerusalem Año 1914

Gracias a los esfuerzos de la Organización Sionista y de los hombres como Jacob Schiff, a quien el Banco, la oficina de Palestina y los representantes de Jovevei Siónhabían apelado, se envió una gran remesa de dinero —la primera de muchas, que fue enviada desde Estados Unidos a Palestina. …

El 6 de octubre de 1914, el buque de guerra americano “USS] Carolina del Norte”atracó en el puerto de Jafo y allí desembarcó, M. Wertheim, un enviado del Embajador Morgenthau que había traído 50.000 dólares. La mitad de esta suma había sido donada por Jacob Schiff, y la otra mitad por Nathan Strauss de la Organización Sionista.
La llegada de este buque de guerra y de los que continuaron llegando fue todo un acontecimiento en el país. Levantó los espíritus abatidos de los judíos, que veían que no fueron abandonados, y que podían  contar con la ayuda de sus hermanos en el extranjero.

USS TENNESEE 1914

Estas naves también aumentaron el prestigio de los judíos a los ojos del resto de la población y de la administración local. La gente vio que los judíos a través de sus conexiones en el extranjero eran mucho más poderosos que lo que podía suponerse dada la miseria evidente. La ayuda financiera fue entregada al Consulado norteamericano en Jerusalén y distribuida a la comunidad judía para asegurar que no fueran robados por los rapaces funcionarios turcos

Cuando Estados Unidos entró en guerra, el Consulado estadounidense fue cerrado y sus funcionarios expulsados de Jerusalém. Estas naves norteamericanas continuaron sus buenos servicios para el Yishuv judío. Trajeron dinero de vez en cuando y transportaron a bordo a los judíos expulsados y otros emigrantes que huyeron de Palestina escapando de las hambrunas y las persecuciones .
La transmisión del dinero, que era una tarea que requiere considerable organización y un cuidado escrupuloso, se llevó a cabo admirablemente. Además de dinero, el alimento también vino de América en un barco especial, el “Vulcano“. En conjunto, desde octubre de 1915, una gran suma de dinero fue llevada la Palestina y numerosas provisiones, especialmente alimentos,en 13 buques americanos. Esta es parte de una historia sobre los padecimientos sufridos por la población residente en Palestina a principios del Siglo XX y de la ayuda presta
da por la comunidad judía norteamericana.

Traducción

ALICIA BENMERGUI

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *