MITIN NAZI EN NEW YORK EN 1939 – MADISON SQUARE GARDEN

UNA LARGA HISTORIA DE SIMPATÍAS NAZIS EN LOS EEUU

Lo que un mitin nazi de Nueva York de 1939 puede enseñarnos sobre América hoy.

Hay una larga historia de simpatías nazis en los Estados Unidos.

Fuente.HUFFPOST. Por Antonia Blumberg.12/10/2017

TRADUJO: PROF. ALICIA BENMERGUI

 ________________________________________________________________

Inolvidable e impresionante video

Field of Vision – A Night at the Garden

Varios meses antes de que Alemania invadiera Polonia, dando comienzo a la Segunda Guerra Mundial, un grupo de aproximadamente 20.000 nazis estadounidenses realizó un mitin en el corazón de la ciudad de Nueva York.

Allí recitaron el Juramento de la Lealtad, agitaron banderas con esvásticas y levantaron sus brazos en saludos nazis.

Movimiento Nacional Socialista EEUU

El German American Bund, un grupo nazi que se deterioró durante el curso de la guerra, convocó a la reunión el 20 de febrero de 1939, en el Madison Square Garden de New York “Una noche en el Garden”, un breve documental dirigido por el dos veces nominado al Oscar, Marshall Curry, ofrece una visión de la supremacía blanca y el antisemitismo desenfrenado que se exhibió entonces.

Lanzado después de los mítines de supremacía blanca en Charlottesville, Virginia, la película de siete minutos revela escenas con paralelos aterradores a los mítines neonazis que América ha presenciado en los últimos meses. “Si nos pregunta para qué estamos luchando activamente bajo nuestra carta: primero, un Estados Unidos socialmente justo, blanco y gobernado por los gentiles”, se puede ver al líder del Bund,Fritz Kuhn, contando a la au

Madison Square Garden

diencia de 1939 en el video. “En segundo lugar, sindicatos controlados por gentiles, libres de la dominación judía dirigida por Moscú”.

En ese momento en la película, un manifestante sube al escenario y los hombres en el escenario lo atraparon rápidamente y lo golpearon. El manifestante, Curry escribe en el sitio web de la película, era Isadore Greenbaum, un plomero de 26 años, cuyo acto de desafío fue recibido con violencia y burlas.  Además de golpearlo, los asistentes al acto le bajaron los pantalones mientras el público rugió de risa y vítores (Ver foto izq). Incluso puede verse en el video un chico joven en el escenario riéndose y frotándose las manos, entusiasmado por la paliza.

Greenbaum fue arrestado por conducta desordenada y multado con 25 dólares, según un artículo del New York Times que se publicó dos días después del mitin. Al presentarse en la corte al día siguiente, Greenbaum le dijo al juez: “Fui al Garden sin ninguna intención de interrumpir. Pero escuchando todo lo que dijeron con tanto odio contra mi religión perdí la cabeza, y sentí que era mi deber hablar”.

Cuando el juez le preguntó si había considerado que “personas inocentes” podrían haber muerto, Greenbaum respondió: “Se da  cuenta de que muchos judíos podrían ser asesinados con la incitación a su persecución que estaban haciendo allá arriba?”

Después de la violencia en agosto en Charlottesville, Curry dijo que sentía que había una necesidad “urgente” de recordarles a los estadounidenses este episodio anterior de simpatías nazis en el país.

Isadore Geenbaum

“Nos gustaría pensar que cuando se levantó el nazismo, todos los estadounidenses se horrorizaron al instante. Pero mientras que la gran mayoría de los estadounidenses estaban consternados por los nazis, también hubo un grupo significativo de estadounidenses que simpatizaban con su mensaje blanco supremacista y antisemita”, escribió en el sitio web de la película. Curry dijo que esperaba que quienes vieron la película reconocieran la pendiente resbaladiza entre consentir al fanatismo y participar activamente en él.

“Nos gustaría creer que hay líneas nítidas que nos dividen entre las buenas y las malas personas”, escribió. “Pero creo que la mayoría de los humanos tienen pasiones oscuras dentro de sí, esperando ser despertados por un demagogo gracioso y mezquino, que puede convencernos de que la decencia es para los débiles, que la democracia es ingenua y que la amabilidad y el respeto por los demás solo ridícula corrección política”.

La manifestación de 1939, dijo, “debería recordarnos que no debemos ser complacientes, que las cosas que nos importan deben ser nutridas y defendidas regularmente, porque incluso las personas aparentemente buenas tienen el potencial de hacer cosas horribles”.

 

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *