¿Quién traicionó a Ana Frank? Caso abierto

SE REABRE LA INVESTIGACIÓN

Ana Frank (segunda por la izquierda), con sus amigas, en 1939.

¿Quién ha traicionado a Ana Frank y a su familia y amigos judíos durante la Segunda Guerra Mundial? La pregunta se la han hecho durante décadas múltiples historiadores, escritores y periodistas, pero ninguno ha logrado encontrar una respuesta fiable. Un agente jubilado del FBI se ha puesto ahora al mando de un equipo internacional de expertos para buscar, usando técnicas policiales, nuevas pistas que permitan identificar al traidor.

El ex agente Vince Pankoke, de 59 años, está tratando de resolver la histórica pregunta y la más frecuente entre los visitantes del Museo Casa de Ana Frank en Ámsterdam: la fuente que informó y permitió a los nazis descubrir en 1944 el escondite de los Frank en la calle Prinsengracht de la capital holandesa.

Los intentos anteriores no arrojaron grandes resultados, pero este equipo, compuesto por expertos procedentes de diferentes partes del mundo, utiliza su experiencia, múltiples técnicas usadas en casos fríos e información privilegiada de archivos históricos de otros países para encontrar las respuestas.

En el equipo de 19 personas figuran criminólogos, historiadores, periodistas e informáticos, así como un exjefe de la unidad de Ciencias del Comportamiento del FBI, Roger Depue. Holanda también se ha volcado para colaborar en este estudio, permitiendo el acceso al Archivo Nacional de los Países Bajos, el instituto de guerra, los informes sobre el holocausto y el genocidio, el Ayuntamiento de Ámsterdam, etcétera.

Los investigadores están haciendo uso de un nuevo software que puede organizar y analizar grandes cantidades de datos. La compañía Xomnia de Ámsterdam, especializada en el procesamiento de información, está proporcionando soporte e inteligencia artificial para la investigación.

“Hay tanta información disponible, de archivos y viejas búsquedas, que para un ser humano es difícil de vincular y analizar, pero con buenos programas de ordenador se puede hacer, se pueden analizar y hacer conexiones”, afirmó Pankoke, según la prensa holandesa.

La idea de iniciar este nuevo estudio vino del cineasta holandés Thijs Bayens y el periodista Van Twisk. Ambos se han reunido con el ex agente del FBI, que se retiró el año pasado, para pedirle que dirija esta investigación en la que también hay un ex oficial de la policía holandesa.

Después de la Segunda Guerra Mundial, los soldados estadounidenses reunieron toda la información disponible y la enviaron a Estados Unidos. Todos esos documentos están en un archivo con el que Pankoke ha pasado horas en los últimos meses en busca de pistas. Entre otras cuestiones, ha descubierto una lista de informantes de los alemanes en Ámsterdam. “Los expertos con los que hablé después no sabían de la existencia de esta lista”, aseguró.

El 4 de agosto de 1944, después de dos años en la clandestinidad escondidos en un anexo de la calle Prinsengracht, 263, de Ámsterdam, Anna Frank fue arrestada junto a su familia. La traición parecía ser la única conclusión lógica que desembocó en esa detención, pero la fuente sigue siendo una incógnita hasta día de hoy.

Cuando Otto Frank regresó de Auschwitz, descubrió que era el único superviviente de las ocho personas que se habían ocultado en Prinsengracht. Su esposa, Edith, sus dos hijas Margot y Ana, el dentista Fritz Pfeffer, y los demás amigos judíos, habían muerto en los campos de concentración de Alemania y Polonia.

Inmediatamente después de la guerra, Otto inició una investigación sobre la traición. El principal sospechoso por ese entonces era uno de los trabajadores del almacén, Wilhem van Maaren. Sin embargo, dos investigaciones, una en 1947 y otra en 1963, le exoneraron por falta de pruebas.

Pankoke lanzó una página web para recoger toda la información útil que haya aparecido estas décadas para su investigación. Durante los últimos 73 años, varias personas han intentado resolver el misterio de la traición, lo que resultó en una treintena de sospechosos: ¿un vecino? ¿un antiguo empleado? ¿la señora de la limpieza? Pankoke está en ello.

Fuente: www.elmundo.es › Cultura03/10/2017

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *