Radio SEFARAD de España . Prof. Alicia Benmergui

NAVEGUE MIENTRAS ESCUCHA

  MILÍM: LA HISTORIA DE LAS DIÁSPORAS, CON ALICIA BENMERGUI

Sefarad: exilio y clandestinidad (8ª parte): Hamburgo

MILÍM: LA HISTORIA DE LAS DIÁSPORAS, CON ALICIA BENMERGUI – Cuando se recorre esta historia, puede observarse que algunos tópicos se repiten con otros temas de estos judíos portugueses, su cosmopolitismo, en general su riqueza, la conciencia de sí mismos como una especie de hidalgos sin títulos de nobleza, su cultura y los lazos familiares que mantuvieron con sus comunidades desperdigadas por otras regiones del mundo.

Portuguese Jewish community in Hamburg
Sinagoga Neveh Shalom

Es una historia que para nosotros es como mínimo apasionante y sorprendente, por el fuerte vínculo que mantuvieron con el judaísmo pese al gran distanciamiento que tuvieron que mantener bajo la amenaza de la Inquisición, siempre presente.
Hamburgo es una ciudad alemana que se halla en la orilla derecha del río Elba, entre Sleswick-Holstein y Hanover. Los primeros residentes judíos fueron marranos portugueses que habían huido de los reinos del rey Felipe de Austria ocultando su religión cuando recién se establecieron en su nuevo lugar de residencia

Hamburgo. En 1603 los concejales (Bürgerschaft) se habían quejado al senado por la afluencia cada vez mayor de judíos portugueses. El senado pidió entonces a las autoridades teológicas de Jena y Frankfort-en-Oder sus opiniones sobre la materia. En 1612, después de muchas negociaciones, fue convenido que, en consideración al pago hecho por su protección, los judíos serían tolerados en la ciudad como extranjeros, pero no se permitiría que continuaran con la práctica pública de su religión. De acuerdo a una lista de aquel tiempo, había 125 adultos, junto a sirvientes y niños. Desde 1611 tenían un cementerio en Altona, que fue usado hasta 1871. En 1617 obtuvieron el derecho a elegir cuatro jueces entre su propia gente, número que más tarde fue aumentado a quince (en la imagen, sinagoga de Altona).

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *