UNA EXTRAORDINARIA HISTORIA

EL HOMBRE QUE PASÓ DE AUSCHWITZ A LA CASA BLANCA

Max Greenfield no es sólo una marca de sastrería.

milim240-21Max Greenfield comenzó su vida en la Europa desgarrada por la guerra, perdió a toda su familia, fue enviado a un campo de concentración durante más de un año, y finalmente fue liberado por nada más ni nada menos  que por el propio general Dwigt Eisenhower 

Al llegar a los EE.UU., Greenfield comenzó a trabajar en una sastrería. A partir de entonces, hasta el presidente actual, Max ha sido el diseñador y confeccionador de los trajes especialmente diseñados para todos los presidentes de los Estados Unidos. 

imageproxyMartin Greenfield es una leyenda en la moda masculina. Ha hecho trajes a medida para el Presidente Obama y el Presidente Clinton, así como celebridades como Michael Jackson, Shaquille O’Neal, Leonardo DiCaprio, Al Pacino, Jimmy Fallon y Johnny Depp. Su empresa con sede en Brooklyn, Martin Greenfield pañeros, que dirige con sus hijos Tod y Jay — crea trajes a medida para las marcas mas importantes.  Greenfield incluso ha dejado su huella en Hollywood, creando trajes para las series Boardwalk Empire y The Knick, así como películas, incluyendo Argo de Ben Affleck y el gran Gatsby de Baz Luhrmann.

milim240-22Pero si la ropa de Greenfield es famosa, su historia personal no es al menos tan conocida. Ahora, en sus memorias, una nueva dimensión de su existencia es conocida desde el principio de su vida, desde su infancia en Checoslovaquia y su existencia en Auschwitz y Buchenwald.

Greenfield, entonces conocido como Maximilian Grunfeld, creció en Pavlovo, un pintoresco pueblo checoslovaco cerca de la frontera húngara, con vistas a las montañas de los Cárpatos. Su padre era ingeniero eléctrico, su abuelo conocido por haber construido la sinagoga, y su  pequeña ciudad con unas 50 familias que se reunían en Shabat cada semana.

Los nazis habían rodeado Pavlovo en el segundo día de Pascua en 1944 y dieron a los judíos una hora para empacar sus pertenencias antes de ser metidos en camiones de hacienda y enviados a un gueto en la ciudad ucraniana de Mukacevo. A partir de ahí, toda la familia de Greenfield fue enviada a Auschwitz, donde él perdió a sus padres, abuelos, hermano y dos hermanas — cuando fue seleccionado por Josef Mengele para ir hacia la derecha (la vida) en tanto que mandó a sus parientes a la izquierda (la muerte). Greenfield recuerda a Mengele  

milim240-23Estaba en Auschwitz, donde Greenfield aprendió a coser. Trabajó en el lavadero del campo de concentración. Con su primera puntada, Greenfield aprendió el poder que posee la ropa y como escribe en su libro, se dio cuenta que “ropa no sólo es para el hombre, pueden salvar al hombre; había hallado una camisa rota de un SS y la hab+ia arreglado perfectamente

“Nadie en el campo de concentración tenía una camisa y fue una locura hacerlo pero me puse la camisa”, Greenfield me dijo en su oficina en una visita reciente. Se sentó frente a una pared llena de recortes de periódico enmarcados, premios y fotos de él estrechándole la mano de celebridades; una foto de los Lubavitcher Rebe estaba discretamente en la esquina. “La camiseta me enseñó que tenía que ser duro. Todos pensaban que era importante debido a la camisa, y me trataron mejor”.

milim240-24Detalles de la autobiografía de Greenfield, el abuso físico, psicológico y emocional que soportó bajo los nazis. Levantarse con la diana en Auschwitz a las 4:30, cuando los presos estaban parados en filas durante horas, sufriendo de congelación; tenían apenas cualquier alimento para comer y trabajaban en condiciones horribles con el temor constante de las chimeneas de los crematorios cercanos. Los presos eran golpeados con frecuencia y los guardias disparaban al azar.

Un alemán misericordioso lo había reasignado al campo de Buna. Una vez que el campamento fue bombardeado por los estadounidenses en diciembre de 1944, los nazis exigieron más físicamente a los 10.000 internos de Buna en un marzo de la muerte, donde caminaban 50 millas en la nieve en el campo de concentración de Gleiwitz. Greenfield fue transportado luego a Buchenwald, donde permaneció hasta que terminó la guerra. 

milim240-25Greenfield vagó por Europa durante dos años después de la liberación, buscando una familia que nunca encontraría. Finalmente, en 1947, abordó un barco a Estados Unidos para vivir con unos parientes ricos. Cambió su nombre, y con la ayuda de un compañero inmigrante encontró trabajo en un negocio de ropa de GGG de Brooklyn, donde empezó su carrera.  El propietario, William P. Goldman, se encariñó con él y le mostró todas las etapas que se necesitaban para trabajar en telas 

GGG tenía una larga lista de clientes. Todos en la industria del entretenimiento vestían trajes GGG, incluyendo a celebridades como Eddie Cantor, Paul Newman y Walter Cronkite; así como importantes figuras políticas. Greenfield tuvo la oportunidad de diseñar trajes para el Presidente Eisenhower en la década de 1950, sintió una conexión especial con él que había liberado Buchenwald como un general del ejército de Estados Unidos. Le ofreció al  Presidente consejos no solicitados acerca de cómo finalizar la  la Crisis  del Canal de Suez de 1956, deslizándole notas en los bolsillos de los trajes de Eisenhower. 

milim240-26wEn 1977, después de 30 años en GGG, Greenfield compró la fábrica de East Williamsburg a la familia de Goldman, había retitulado la compañía Martin Greenfield pañeros y continuó sirviendo a una clientela de superestrellas. Él había desarrollado una reputación impecable por entonces y continuó con grandes celebridades y líderes políticos. En los años ‘ 70 y principios de los 80, estableció relaciones con grandes almacenes como Neiman Marcus, Barneys New York, Saks Fifth Avenue para hacer sus trajes. Él también auspició a jóvenes talentos en los años 80, como Alexander Julian, Perry Ellis e Isaac Mizrahi. 

Greenfield regresó a la Casa Blanca una vez más para diseñar la ropa para el Presidente Clinton. En este punto, sus notas a Eisenhower se habían convertido en algo notorio en la Casa Blanca, por lo que Clinton le dijo cuando se conocieron, que  si tenía que comunicarle algo debía enviarle un fax.

 Un traje hecho por Greenfield puede por lo menos costar $2.700 debido a su artesanía hecha a mano.

Greenfield explica en su libro por qué sus trajes cuestan tanto. Sólo utilizamos los métodos y materiales de primera calidad. Mis trajes cuentan con frentes de lona completo en forma de mano, Italiano e Inglés de lana y cachemir, botones hechos a mano interminables,  cosidos a mano y colocados de un modo inteligente que presionan para moldear la chaqueta y cuellos hechos justo para la garganta, hecha justo para garantizar un calce apretado alrededor del cuello de la camisa. Y sobre todo, solamente sobre mi cadáver cualquier traje hecho por Martin Greenfield pudiera llegar a tener pegada la entretela.” 

Entre entregas como diseñador, asignaciones de Hollywood y clientes privados, Greenfield está haciendo 15.000 trajes al año . Su enfoque le ha ganado elogios de los clientes y otros diseñadores por igual. Scott Sternberg, el célebre fundador de moda, me escribió en un correo electrónico: “Martín me enseñó todo lo que sé acerca de sastrería clásica, en su clase y de manera histórica y colorida. Lo maravilloso acerca de Martin es que no esté atascado en el pasado. Siempre hemos mantenido un diálogo saludable acerca de la manera clásica, ‘directa ‘ para hacer cosas y mi deseo de probar algo nuevo, una forma, tejido, técnica. Él tiene respecto por la historia y la necesidad de innovar y avanzar”.

El anterior alcalde de Nueva York Michael Bloomberg, que ha sido su cliente desde hace mucho tiempo, dijo de Greenfield: “francamente, lo comprendo. Estamos hablando de un hombre que luchó para sobrevivir en algunos de los peores momentos de la humanidad y ha demostrado siempre coraje y voluntad, vino a Nueva York sin nada, trabajó arduamente, prosperó y se hizo cargo de su familia. Martin es de lo mejor que podemos ofrecer. No es sólo una historia desólo-en-América, en muchos sentidos, esto sólo pudo ocurrir en Nueva York.

Las Memorias de Greenfield explica sus agallas y voluntad de perseverar, pero la gran variedad de personajes imposibles que aparecen a lo largo de su vida. En un momento, él está de pie junto a Elie Wiesel en Buchenwald. Varios capítulos después, Greenfield está tomando una copa con Frank Sinatra en Manhattan y luego se reune con Lana Turner en una película en Los Ángeles. Poco después, se tutea con los grandes íconos de la moda, como Calvin Klein y Donna Karan. Lleva un reloj de oro en su muñeca con imágenes bíblicas de los signos de las 12 tribus en la parte delantera y una inscripción que dice “Am Israel Jaii” en la parte posterior; el reloj, que le dio el legendario vendedor de Cadillac Víctor Potamkin, solía pertenecer a Golda Meir. Estos personajes fugaces demuestran el alcance increíble del recorrido de Greenfield. 

Atribuye estas experiencias más que  a la vida, a las oportunidades que Estados Unidos tiene para ofrecer. “Cuando llegué a la edad de 19, y me dieron una tarjeta verde y me dijeron que era un norteamericano, yo pensé que no había ningún otro lugar del mundo”, me dijo. “Las oportunidades  están aquí! Si usted está dispuesto a tomarse el tiempo y estudiar, ser criado por sus padres la forma correcta, puede ser Presidente! Usted puede convertirse en todo lo que quiera ser.”

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *