LOS SEFARADIES DE BULGARIA

Bulgaria: Una de las diásporas del judaísmo español

Bulgaria Antigua-Sinagogua-Plovdiv-Siglo III

En una miniatura medieval, puede verse a la imagen de la zarina búlgara, Sarah, parada junto a su marido el zar Alexander, y sus dos hijos, Shishman y Tamara. Una reina judía, Sara de Trnovo debió  convertirse al cristianismo y adoptar el nombre de Teodora. En el siglo catorce, una unión de ese tipo no conmocionó a Constantinopla: habría sido inconcebible en Roma.

Los judíos, llegaron a las orillas del Danubio desde hacía más de mil años, mucho antes que los eslavos o los hunos. En Nikopol, en el norte del país, fue hallado un mosaico del siglo III, de tiempos romanos, donde se hallaba representada unaMenorá, grabada con  inscripciones latinas. La diáspora judía encontró asilo en esta tierra de paso y producción que es Bulgaria. Desde el corazón del Imperio bizantino, colonias judías han estado residiendo allí durante siglos en relativa tolerancia.

Bulgaria, Teodora (judía conversa) El zar Alejandro y sus hijos

Estos judíos, llamados romaniotas (bizantinos), que crearon sus propios rituales, mantenían relaciones comerciales con sus correligionarios de Italia y Ragusa (Dubrovnik). Llegaron en diferentes oleadas, huyendo de las persecuciones de Europa Occidental en el siglo XV, primero desde Hungría, Baviera y luego desde España, después de su expulsión en 1492 por los Reyes Católicos, Fernando e Isabel.

Bulgaria, como la vecina Grecia, dieron refugio a los sefardíes, judíos españoles que rápidamente toman precedencia sobre las otras comunidades. Más numerosos, más cultivados, más prósperos también, gradualmente transmiten al resto de la comunidad su cultura, incluido el uso del judezmo. Después del siglo XV, ya no se oía hablar el idish en las calles de Sofía, según la historiadora, Vicki Tamir. Cuatrocientos años después, la cultura hispana continúa viva entre los judíos de Bulgaria, que hablan castellano antiguo y cocinan platos españoles que adornaban la mesa de Cervantes, en medio del mosaico de otras minorías, griegos, turcos, albaneses,

Bulgaria Plovdiv-SinagogaUn eminente rabino, Ephraim Caro, exiliado de Toledo, se estableció en Nikopol. Su hijo Joseph, autor de Shuljan Aruj (1567), uno de los mayores tratados de codificación de la ley judía, tomó el camino de Safed en Palestina. En el vasto Imperio Otomano, donde sufrían menos persecuciones, pero donde estaban sujetos a fuertes impuestos, los judíos estaban comprometidos en todo tipo de actividades comerciales en relación con las otras comunidades dispersas en la costa dálmata en los Balcanes y el Levante.

En el Siglo XIX el surgimiento del nacionalismo búlgaro es simultáneo con el desarrollo en este país de un antisemitismo que no se padecía antes de la independencia de Bulgaria del Imperio Otomano pues los judíos estabanprotegidos por el ex ocupante turco.

Las dificultades económicas de Bulgaria, la derrota en la Primera Guerra Mundial (se ha aliado con las potencias centrales), alimentan el antisemitismo local que afectan a las minorías judías. Las persecuciones eran despiadadas. En Bulgaria, durante este período, no se observa  una tendencia a la asimilación por parte de los judíos, como en otros países (Austria, Alemania, Hungría, etc.).

Joseph Caro

Esto no impide que las generaciones más jóvenes abandonen el judezmo, en beneficio del búlgaro. El primer periódico judío del país, Chelovecheski Prava, se publica en búlgaro, y otro periódico de la comunidad, publicado originalmente en Judezmo, La Alborada, pasa a  ser publicado en búlgaro. Sin embargo, es en Bulgaria donde el Sionismo es más exitoso, dominando en el período de entreguerras a todas las instituciones comunitarias, incluido el consistorio. Más de 7.000 judíos búlgaros emigraron a Palestina antes de 1948.

Aliado con la Alemania nazi, el reino de Boris III de Bulgaria adoptó, ya en 1940, una legislación antisemita muy severa, que privaba rápidamente a los judíos de cualquier medio de subsistencia mediante una sucesión de prohibiciones, expropiaciones y decretos, obligándolos a realizar trabajos forzados.

Bulgaria participó junto con los nazis del asesinato en sus variables más crueles de los 12,000 judíos de sus territorios anexados (Macedonia, Tracia, Pirot, en Yugoslavia) pero no de aquellos judíos nacidos en Bulgaria, gracias a la intervención de Dimitar Peshev, diputado del Asamblea Nacional, del Patriarca de la Iglesia Ortodoxa Búlgara y del Nuncio Papal, que luego llegó a ser el Papa Juan XXIII. 50.000 judíos búlgaros escaparon del exterminio.

Bulgaria, Sinagoga Sefaradi de Sofía

Los sefardíes que huían de la Inquisición española llegaron a fines del siglo XV. Hasta 1890, vivieron en una especie de gueto, que fue eliminado cuando Sofía se convirtió en la nueva capital de la Bulgaria independiente.

La Gran Sinagoga Sefardí  inaugurada en 1909, sigue estando imponente, en el corazón de Sofía. Para calificar el estilo de este templo, el tercero más grande de Europa después de las sinagogas de Budapest y Ámsterdam, puede ser definido por la suma de dos estilos el neo bizantino y el morisco, similar a la famosa sinagoga vienesa de Leopoldsgasse, destruida por los nazis. Se han realizado importantes trabajos de restauración en los últimos años mediante donaciones privadas de Israel y Estados Unidos.  Uno de sus adornos más imponentes y hermosos es una araña de bronce vienés de 2.200 kg de araña de bronce vienés, la más grande de Bulgaria.

Plovdiv (la antigua Philippopolis) es una ciudad que se halla en la región central de Bulgaria. Durante el gobierno bizantino, los judíos vivieron en un barrio especial. Bajo los turcos, su barrio era conocido como Orta Mezar.

En 1895 se fundó una sociedad Yishuv Ere Israel. En ese momento, Joseph Marco (Marcou) * Baruch publiucó el principal periódico judío-sionista de Bulgaria.Desde 1924 se ubicó allí la sede sionista. Los judíos de Plovdiv se dedicaban al comercio y la artesanía. Posteriormente abrieron algunas fábricas. En 1912, había 3.000 judíos en Plovdiv y en 1938, 6.000. La sinagoga de la ciudad data del Siglo XIX, restaurada en 2003, la sinagoga está adornada con una encantadora  araña de cristal veneciano y una cúpula ricamente decorada. Alrededor del edificio, todavía hay rastros de lo que fue un importante barrio judío, como lo ilustran las estrellas de David grabadas en algunos portales.

Ruse es ua población que se halla a orillas del Danubio, la comunidad judía contaba con 2500 miembros antes de la guerra pero luego se redujo  a apenas 200 personas después de las salidas masivas a Israel a fines de la década de 1940. El Premio Noble Elias Canetti nació allí en 1905. Un recuerdo de Canetti: “Las primeras canciones para niños que escuché se cantaron en español, me conmovieron estos antiguos romances ibéricos, pero lo que más me impactó, que no podía dejar de impresionar profundamente a un niño, es, si puedo decirlo, una cierta mentalidad española. Los otros judíos fueron vistos con un sentimiento de superioridad ingenua”. “(Elias Canetti, El lenguaje guardado,  Albin Michel, 1980)

Algunas de las familias sefardíes más ricas de Europa hicieron la fortuna) de la pequeña ciudad de Samokov. Una de las ramas de la familia sefardí Apolo, originaria de Viena, fundó un imperio real, con compañías de metalurgia, curtido, tejido, un banco, bienes raíces, etc.

Los Arieh, que se establecieron por primera vez en Viena,luego se fueron primero en Vidin, luego en Sofía y Samokov. El reformista Pasha Midhat Pasha de la década de 1860 dijo que no conocía a nadie “ni en Sofía, Kystendil ni en Dupnitsa, ya sea entre los turcos, los búlgaros o los judíos, alguien tan inteligente como Arieh. La hermosa sinagoga, un monumento histórico nacional y una serie de obras (puentes, fuentes públicas …) fueron hechas por la familia Arieh.

__________

Tradujo Alicia Benmergui

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.