LA DECLARACIÓN BALFOUR:

¿ PORQUÉ AGRADECER A GRAN BRETAÑA?

El 2 de noviembre se cumplieron 100 años desde que el Imperio Británico hizo un compromiso poco entusiasta y vago que casi con toda seguridad no tenía la intención de cumplir.

El 2 de noviembre de 1917, el gobierno británico emitió una declaración diciendo que “veía con beneplácito el establecimiento en Palestina de un hogar nacional para el pueblo judío, y que” usaría … [sus] mejores esfuerzos para facilitar el logro de este objeto”.

El lenguaje es deliberadamente ambiguo, como lo deja en claro la existencia de otros borradores. Hay una mención de un “Hogar Nacional”, pero no un Estado real. No hay ninguna indicación de cómo se podía lograr tal cosa, y cómo Gran Bretaña podría “facilitar el logro” de tal objetivo. Sin embargo, un mes más tarde, las fuerzas británicas bajo el mando del general Allenby ingresaron a Jerusalén, y posteriormente Gran Bretaña se embarcó en un período de control directo de tres décadas sobre la región.

Las acciones de Gran Bretaña en los siguientes treinta años sugirieron poca inclinación a cumplir las vagas promesas a medias de la Declaración de Balfour, como se supo. Después de todo, la declaración había sido en nombre de un gobierno específico, y los gobiernos cambian.

La inmigración judía (o, como muchos judíos lo vieron, su regreso) a la región, fue severamente limitada por las siguientes administraciones británicas. Decenas de miles de judíos que posteriormente perdieron la vida en el Holocausto fueron impedidos por Gran Bretaña de emigrar antes de la Segunda Guerra Mundial al “Hogar Nacional” que Gran Bretaña se había comprometido a establecer.

Después de la guerra, miles de judíos que habían pasado por el infierno de la Shoah fueron encerrados por Gran Bretaña en campos de personas desplazadas para evitar que intentaran llegar a Tierra Santa. Las naves que intentaban desembarcar judíos allí fueron capturadas por la Royal Navy, con los sobrevivientes del Holocausto a bordo devueltos a la fuerza a Europa. Una furiosa guerra no oficial, en la que muchas personas fueron asesinadas, se libró entre el ejército británico y los combatientes de la resistencia judía decididos a lograr el objetivo de una patria para su pueblo por la fuerza. También hay relatos documentados (como el asesinato árabe de 79 personas en un convoy de médicos judíos y pacientes que viajaban al hospital Hadassah), donde el ejército británico estaba presente, pero se mantuvieron al margen y permitieron que ocurriera la masacre de judíos. Gran Bretaña no apoyó el plan de partición de la ONU en 1948, que creó un Estado Judío naciente; se abstuvo

El Reino Unido ahora está, sin embargo, en una posición notable, digna de una ópera cómica. Una vez firmó un acuerdo vago prometiendo hacer algo. El resultado que se había comprometido a facilitar se produjo, a pesar de que Gran Bretaña hizo muy poco para ayudar a lograrlo. Ahora, un siglo después, hay personas que desean prodigarle elogios, mientras que otros desean acumular oprobio. Y todo por unas pocas líneas renuentes que no contienen promesas tangibles.

Sin embargo, la importancia de la Declaración Balfour no puede ser negada, por una razón muy importante. Era la primera vez en casi dos milenios que un sistema colonialista e imperialista había hecho algo para beneficiar al pueblo judío y corregir un error antiguo, pero nunca olvidado.

La historia de los judíos en los últimos dos milenios ha sido una gran tragedia. La destrucción de Jerusalén en el año 70 fue seguida, unos cincuenta años más tarde, por el asesinato masivo y la posterior dispersión del pueblo judío de la tierra de Israel por parte del emperador Adriano, que está amargamente maldito en los textos judíos de los siglos siguientes. Fue en esta época que la provincia de Judea se convirtió en una nueva provincia más grande, llamada Siria Palestina. El mismo nombre de Palestina es casi una burla  los romanos: el poder colonial occidental original.

Mientras cristianos y musulmanes peleaban por Tierra Santa, los judíos – siempre discriminados, nunca aceptados – lograron una vida media en Europa, África del Norte y Asia. Hubo breves períodos de tranquilidad y seguridad, pero la narración abrumadora es de opresión y dominación. El sufrimiento de los judíos en la Europa cristiana está bien documentado. Los relatos románticos de judíos en tierras musulmanas no concuerdan con la realidad, donde los judíos eran ciudadanos de segunda clase, totalmente dependientes de la buena voluntad del gobernante local para su supervivencia continua. La ilustración, al ayudar a emancipar a los judíos en Europa occidental, hizo muy poco por los judíos de otros lugares.

La Declaración de Balfour  es un documento  en que por  primera vez en casi dos milenios un poderoso Imperio emitió un apoyo público para el concepto de una patria judía en su territorio  ancestral. El posterior aumento en el apoyo al sionismo entre los judíos muestra cuánto significaba tal declaración. Hubo ejemplos de comunidades judías en Europa del Este que se vistieron con sus galas festivas para asistir a las lecturas públicas de la declaración. Por primera vez en casi dos milenios, los judíos se atrevían a soñar. Para que lo hicieran, necesitaban una señal de que no estaban solos. Sin importar cuán poco entusiasta haya sido la declaración, Gran Bretaña proporcionó este signo.

El Reino Unido no merece las críticas que algunos de ellos le han impuesto debido a la declaración. Tampoco merece el elogio efusivo que puede fluir de los demás. Pero esta semana, yo mismo y muchos otros agradeceremos en voz baja a Gran Bretaña por una declaración emitida en el apogeo de la Primera Guerra Mundial, en gran parte por sus propios motivos políticos, que sin embargo dio nueva energía e ímpetu a un pueblo que nunca abandonó el deseo de regresar a su patria

TRADUCCIÓN

ALICIA BENMERGUI

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *