PURIM

Su historia nos habla de Ester, quien fue elegida para ser la esposa y reina del rey Asuero de Persia. Cuando el consejero del Rey, Hamán, lo persuade de matar a todos los judíos del imperio, su tío Mordejai le pide ayuda para evitar el asesinato de todos los judíos.

Este relato está contado en el Libro de Ester, conocido como Megillah, y termina con el ahorcamiento de Hamán y la salvación del pueblo judío. Purim se celebra los días 14 y 15 de Adar, el duodécimo mes del calendario judío, que suele coincidir con marzo.

Como parte de las celebraciones, los judíos se reúnen en la sinagoga donde se recita la historia de Ester y el ambiente es ruidoso. Mientras se lee, se anima a los oyentes a utilizar ruidosas matracas, a abuchear, silbar y golpear sus pies cuando se menciona el nombre de Hamán como símbolo de burla.

 Purim tiene una atmósfera similar a la de un carnaval, donde la gente se disfraza, especialmente los chicos. Se hacen fiestas, concursos y da dinero a los que no lo tienen, los amigos se regalan comida y entre los jasidim, especialmente, los adultos toman tanto que no pueden  darse cuenta de  la diferencia entre “maldito sea Hamán” y “bendito sea Mordejai”.

La comida principal de Purim los Hummentacschen, o las Osneihamman. (orejas de Haman)  son unas masitas triangulares que algunos comemos con dulce de membrillo y otros con semillas de amapola o como  lo que les guste más, que son riquísimas y cuyo sabor nos remite a la alegría y a la fiesta más divertida de los judíos. Las judías que llevamos el nombre Ester es en honor y recuerdo a la reina que salvó a su pueblo de una terrible masacre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *