SECCIONES DE LA BIBLIA QUE FUERON ESCRITAS EN EL PERÍODO DEL PRIMER TEMPLO

Una colección de cartas escritas en arcilla, ostracas, en el Reino de Judá hace unos 2.500 años, arroja nueva luz sobre la era de los textos bíblicos más antiguos, con la ayuda de sofisticadas y complejas herramientas de imagen y software. Los eruditos bíblicos han acordado que los textos sagrados del judaísmo fueron reunidos por diferentes fuentes durante varios siglos.

No está claro cuando comenzó este proceso. Una pregunta clave es si los libros más antiguos de la Biblia fueron escritos antes de la destrucción de Judá y su capital, Jerusalén en 586 a. n.e. y el posterior exilio a Babilonia. Un equipo de investigadores de la Universidad de Tel Aviv dice que ha demostrado que la antigua Judá tenía una alta tasa de alfabetización y un sistema educativo sofisticado, lo que hace posible que el primer núcleo de la Biblia haya sido escrito en el período del Primer Templo.

Despachos militares en arcilla

Arqueólogo Israel Finkelstein

“Hay una acalorada discusión sobre el momento de la redacción de una masa crítica de textos bíblicos, pero para responder a esto, uno debe hacer una pregunta más amplia: ¿Cuáles fueron las tasas de alfabetización en Judá al final del período del Primer Templo? ¿Y cuáles fueron las tasas de alfabetización más tarde? “Dijo el arqueólogo Israel Finkelstein, quien lidera el equipo junto con el físico Eliezer Piasetzky.

Un grupo inusual de arqueólogos, físicos y matemáticos ha diseñado herramientas y algoritmos para fotografiar imágenes específicas, digitalizar y analizar una colección de fragmentos de cerámica con inscripciones encontradas en la década de 1960 entre las ruinas de la fortaleza del desierto judaíta de Arad, entre Ber Sheba y el Mar Muerto .

Las ostraca, (trozos de alfarería) con inscripciones están entre los pocos documentos sobrevivientes del período del Primer Templo. La mayor parte de los textos de esa época estaban probablemente escritos en las frágiles hojas de papiro, que han desaparecido hace mucho tiempo.

Las ostracas de Arad son un conjunto de despachos militares que datan alrededor del año 600 a.n.e y  estaban dirigidos al intendente de la fortaleza, Eliashiv, que detalla los movimientos de tropas y ordena las distribuciones de provisiones. El análisis de los textos de los científicos de Tel Aviv fue mucho más allá de su contenido literal. Los investigadores seleccionaron 16 de las 100 ostracas encontradas en Arad; fueron fotografiadas y digitalizadas; y se creó un software que podía reconocer y comparar la escritura a mano en las letras más usadas del alfabeto. “Diseñamos un algoritmo para distinguir entre los diferentes autores, y luego compusimos un mecanismo estadístico para evaluar nuestros hallazgos”, dijo Barak Sober, uno de los matemáticos del equipo. “A través del análisis de probabilidad, eliminamos la probabilidad de que los textos fueran escritos por un unico autor”.

De hecho, el análisis encontró que sólo esas 16 jarras habían sido escritas por al menos seis manos diferentes, mostrando que la alfabetización era generalizada en el ejército de Judá. Es difícil decir cuál es el porcentaje de la población en el pequeño reino de Judá – cuya población se  estima era alrededor 100.000 individuos – sabía leer y escribir, dijo Finkelstein.

Pero el hecho de que una de las cartas de Arad fue escrita por el diputado de Eliashiv significa que la alfabetización llegó a los niveles inferiores de la sociedad. Es improbable que un miembro de una familia líder reciba un puesto relativamente humilde en una remota fortaleza del desierto, dijo. “Encontramos evidencia indirecta de la existencia de una infraestructura educativa, que podría haber permitido la composición de textos bíblicos”, dijo Piasetzky. “La alfabetización existió en todos los niveles de los sistemas administrativo, militar y sacerdotal de Judá.

La lectura y la escritura no se limitaban a una pequeña élite”. Por otra parte, Finkelstein señaló: “Después de la caída de Judá, hubo una gran brecha en la producción de inscripciones hebreas hasta el siglo II a.n.e, el siguiente período donde hay una evidencia de alfabetización generalizada. Esto reduce las probabilidades de una compilación de literatura bíblica sustancial entre 586 y 200 a.n.e en Jerusalén ” .  La alta tasa de alfabetización en la Judá pre exílica de aluna manera había preparado el escenario para la compilación de obras bíblicas que constituyen la base de la historia y la teología judaita, como la primera versión de los libros de Deuteronomio hasta Reyes II.

Los eruditos han estado de acuerdo en que estas son algunas de las partes más antiguas de la Biblia, pero no está muy claro cuando fueron trasladados al papel.   Muchos investigadores piensan que fue escrito solamente durante el exilio babilónico o incluso más tarde, durante el período persa. ” Hasta ahora los argumentos estaban basados ​​en el texto y todos eran relativos ” , dijo Finkelstein. ” Sabíamos que el texto ‘ x ‘ pudo haber sido escrito antes del texto ‘ y ‘ , pero no hubo una cronología absoluta. Lo que tenemos que hacer es entrar en el campo de los estudios empíricos “, dijo. ” Y en Arad finalmente tenemos la oportunidad de atacar la cuestión de una manera empírica”

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *