UNA ISRAELÍ GANADORA DE UN PRESTIGIOSO PREMIO BRITÁNICO

IRIS ZAKI  y su documental “THE SHAMPOO SUMMIT”

Una cineasta israelí ha ganado un prestigioso premio británico por un documental que filmó mientras trabajaba en una peluquería árabe en Haifa.

La Shampoo Summit, dirigida por Iris Zaki, ganó el Premio a la Innovación en Arts and Humanities Research in Film Awards 2017, que se celebró en la sede de BAFTA en Londres el jueves. La Sra. Zaki, que ha estado estudiando para obtener un doctorado en el Royal Holloway College de la Universidad de Londres, pasó un mes lavando el cabello en la peluquería de Fifi, dirigida por cristianos árabes. Mientras estaba allí, colocó una cámara sobre el fregadero, que registró los intercambios francos y abiertos que tuvo mientras lavaba el cabello de los clientes.

La filmación dio lugar a un documental llamado Women in Sink, que se ha exhibido en 120 festivales internacionales de cine y ha recibido numerosos premios. La Sra. Zaki fue contactada por el New York Times para producir una versión más corta que condujo a la creación de un documental de siete minutos titulado The Shampoo Summit .

La Sra. Zaki dijo: “La decisión de filmar en Haifa fue una elección natural para mí, ya que es mi ciudad natal, donde comienza mi identidad, con un padre que vino de Egipto y una madre cuyos padres, sobrevivientes del Holocausto, vinieron de Polonia. “Me moví entre el deseo de conocer personalmente a los ciudadanos árabes y la pasión por explorar mi propia identidad a través de estos encuentros; y entre mi miedo instintivo cuando escucho árabe, que es el resultado de crecer en Israel, y la culpa que llevo hacia una comunidad que creo que fue, y sigue siendo, tratada de manera desigual “. Al contrario de lo que esperaba, la Sra. Zaki fue recibida con los brazos abiertos y con mucha comida. Como pronto descubrió, el salón era una especie de institución popular entre mujeres judías y árabes.

“Fui a Haifa para hacer una película sobre mujeres árabes, esperando escuchar acerca de sus dificultades en Israel”, dijo. “Terminé con una película diferente: en una realidad compleja, encontré una historia de amistad, aceptación y respeto entre mujeres árabes y judías. Una pequeña isla de cordura”. Ambas películas se presentaron como parte del doctorado de la Sra. Zaki, que utilizó para explorar su técnica de filmación documental. Esto siguió a un proyecto anterior que se produjo casi por accidente.

“Cuando llegué a Gran Bretaña hace ocho años trabajé como recepcionista en un hotel ultraortodoxo en el norte de Londres”, dijo Zaki de 39 años al JC. “Tuve la primera oportunidad en mi vida de hablar con hombres y mujeres ultra ortodoxos y quedé fascinada, así que decidí hacer un documental sobre mis conversaciones con los invitados. “No quería usar un equipo de filmación ni cambiar la dinámica, así que dejé una cámara en un trípode y volví a mi posición. Ambos nos olvidamos de la cámara y fue una conversación muy orgánica que evolucionó “, dijo. La película resultante, My Kosher Shifts, también recibió aclamaciones críticas. Su éxito alimentó su entusiasmo por el método y en 2014 se topó con el salón de Fifi. Lavar el cabello resultó ser “la parte más difícil de este proyecto”, pero los propietarios y la fiel clientela  fueron “cálidos y acogedores”.

“Me emocionó la historia del lugar, un espacio que no tiene nada de político dentro de sus cuatro paredes”, dijo. “Mujeres de todas partes de Haifa han estado yendo allí por años. Ellas  comen y se cuentan chismes y el resultado fue una película que es muy esperanzadora”. La Sra. Zaki, que pronto regresará a Israel, actualmente está trabajando en otras dos películas. Ella está editando imágenes tomadas durante dos meses que pasó en un asentamiento judío y está investigando su proyecto más personal hasta la fecha, una película que explora su inusual historia familiar. “Mi abuela era cantante y actriz en Egipto”, dijo. “Se enamoró y se casó con mi abuelo, cuyo nombre era Muhammad y que era musulmán. Finalmente se divorciaron y ella hizo aliá con mi padre, pero después de 35 años se volvieron a casar y él vino a vivir a Israel “.Ella ya ha obtenido algunos fondos y mentores que le permitirán viajar a Egipto y más allá para investigar su historia familiar. “Es una historia de amor entre judíos y musulmanes”. Ha pasado mucho tiempo en mi cabeza, pero quería ser lo suficientemente madura cinematográficamente para poder hacerla.

Tradujo:
Alicia Benmergui

 

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *