MARCEL MARCEAU LA VALENTÍA Y EL DRAMA DE UN GRAN ARTISTA JUDÍO

  
Georges Loinger – Heroe francés salvador de 350 niños judios

Marcel Marceau fue conocido mundialmente como un maestro del silencio.

 El famoso mimo deleitó al público durante décadas como “Bip”, una figura tragicómica que se encontró con el mundo sin palabras.

Marcel Marceau

Pero durante la Segunda Guerra Mundial, sus habilidades como mimo fueron útiles por otra razón: las usó para salvar a niños judíos durante el Holocausto.

Marceau fue reclutado para colaborar con la Resistencia francesa por su primo, Georges Loinger, un comandante de la unidad secreta que formaba parte delOeuvre de Secours aux Enfants, un grupo de ayuda judío que llevaba a niños judíos de la Francia ocupada a países neutrales. Loinger, a quien se le atribuyó la salvación de aproximadamente 350 niños, murió el 28 de diciembre de 2018 a la edad de 108 años.

Su misión era evacuar a los niños judíos que se habían estado escondiendo en un orfanato francés y llevarlos a la frontera suiza, donde podían escapar. Pero viajar con grandes grupos de niños no era nada fácil. Marceau tenía un arma secreta: su entrenamiento como mimo. “Los niños amaban a Marcel y se sentían seguros con él”, dijo Loinger a la Agencia Judía  en 2007, después de la muerte de Marceau.

“Él ya había comenzado a hacer presentaciones en el orfanato, donde había conocido a un instructor de mimos anteriormente. Los niños tenían que aparentar  que simplemente iban de vacaciones a una casa cercana a la frontera suiza, y Marcel realmente los tranquilizó”.

Marceau, que era judío, no solo usó sus habilidades de actuación para hacer que los niños se sintieran cómodos: las usó para salvar sus vidas.

Él actuaba “para mantener a los niños callados mientras escapaban”, dijo Philippe Mora, el hijo de uno de los compañeros de la Resistencia de Marceau, a The Age. “No tenía nada que ver con el espectáculo.

Marcel Marceau Heroe Francés

Él estaba imitando luchando por sus vidas”. El actor también se hizo pasar por un líder de los Boys Scouts para engañar a las autoridades. “Fui disfrazado de líder Boy Scout y llevé a 24 niños judíos, también ellos disfrazados con uniformes de scouts, a través de los bosques hasta la frontera, donde alguien más los llevaría a Suiza”, recordó en 2002. Y cuando inesperadamente se encontró con un grupo de soldados alemanes cerca del final de la guerra, fingió ser miembro del ejército francés y exigió que se rindieran. Lo hicieron, treinta de ellos.

Las hazañas de Marceau fueron solo algunas de las muy atrevidas y creativas de la Resistencia Francesa. El OCE fue particularmente ingenioso: por ejemplo, mientras trasladaban a niños por la frontera, un luchador de la Resistencia se dio cuenta de que los nazis nunca buscaban sándwiches con mayonesa, ya que el condimento aceitoso podría ensuciar sus uniformes. Como resultado, escondieron las tarjetas de identificación de los niños en sándwiches manchados con mayonesa.

Y Loinger pudo llevar a los niños judíos a la frontera suiza lanzando una pelota y diciéndoles que la buscaran. Marcel Manger, nacido antes de la guerra, Marceau salvó al menos a 70 niños. Además de sus hazañas en el cruce de la frontera, también falsificó documentos de identidad para hacer que los judíos se vieran más jóvenes para que pudieran  huir de la deportación nazi.

Después de la guerra, cambió su nombre y pronto llegó a la fama como el artista de pantomima más destacado del mundo. Personas conectadas a la universalidad de su personaje, Bip y su patetismo. Parte de esa tristeza surgió de una pérdida muy personal durante el Holocausto.

En 1944, el padre de Marceau, Charles Mangel, fue asesinado en Auschwitz. “Lloré por mi padre”, recordó Marceau en 2002, pero también lloré por los millones de personas que murieron… El destino me permitió vivir. Por eso tengo que llevar esperanza a las personas que luchan en el mundo”.

Por ERIN BLAKEMORE

Tradujo Alicia Benmergui

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *